Cambios que ha sorteado la prensa tradicional con la adopción de nuevas tecnologías.

Las redes sociales les han abierto las puertas a nuevas formas de comunicar y conquistar audiencias. La publicidad se ha dispersado.

Desde las actas públicas de la antigua Roma, pasando por los folios a mano de la Edad Media, los price courrents, ocasionales, canards, las gacetas semanales y el primer diario ‘Daily Courrant’ de Inglaterra en 1702; hasta la era del internet, YouTube, Instagram y TikTok, la prensa ha atravesado inconmensurables transformaciones que hoy se resumen en la digitalización de la información.

La hiperconectividad ha cambiado la manera de informarse. “El periodismo ha tenido que volverse más dinámico. La gente cambió el tiempo de consumo en las plataformas. Hace unos años, los lectores dedicaban entre 25 y 30 minutos a leer un periódico impreso diariamente, hoy el lector le dedica solo tres minutos. Además, el mismo usuario pasó de consultar dos fuentes a entre cinco y siete por día”, señala Ramiro Avendaño, presidente de Canal 1.

Según Comscore, los líderes de la información por número de usuarios únicos son Semana, con 11,17 millones; El Tiempo, con 9,39 millones; Pulzo, con 7,60 millones; BluRadio, con 7,45 millones; y CaracolTV con 6,79 millones. Regirse por la cantidad de clics le ha abierto la puerta a nuevas formas de ejercer esta profesión.

“Este es un periodismo menos egocéntrico. Creo que la tendencia se aleja de los gustos y las opiniones personales de un director o una redacción, y se acerca a intenta responder a las preguntas que se hace la gente”, menciona Hernando Paniagua, CEO de Pulzo.

Al respecto, David Matoses, gerente general de El Tiempo, considera que “la calidad y la masividad son dos objetivos que se pueden compaginar, no hay que renunciar a ninguno de los dos. No obstante, la organización interna de las redacciones es clave para poder conjugar ambos sin perder el foco en ninguno de los dos. Las audiencias son muy diversas y hay que atenderlas como ellas quieren, no sólo en el tipo de contenido, sino también en cómo acceden al mismo”.

Por su parte, Werner Zitzman, director de la Asociación Colombiana de Medios de Información (AMI), destaca que el periodismo “se ha ido ajustando en un proceso de aprendizaje, experimentación y adaptación a la tecnología, la diversidad de audiencias y lenguajes, y a los desafíos de la inmediatez y la multiplicidad de ofertas informativas y comunicacionales. El norte ha ido cambiando, por lo que el reto es cada vez más desafiante y radica en encontrarlo, pero sin extraviar su esencia y vocación: la rigurosidad, la transparencia y su utilidad”.

Los medios y la publicidad

Si bien los medios subsisten gracias a la publicidad, esta ha migrado a lo digital. “El monto total de publicidad en Colombia crece en términos de un dígito, pero ha ido tomando mucha fuerza la publicidad en plataformas digitales como Google y Meta, que concentran 80% de eso”, dice Ramiro Avendaño, presidente de Canal 1.

No obstante, para Matoses de El Tiempo, los medios deben mirar más allá. “El periodismo de calidad vale mucho. No depender exclusivamente de la publicidad obliga a diversificar. En 2022, 40% de nuestros ingresos provinieron de los mismos lectores”.

Por: LR

About The Author