Santander de Quilichao vuelve a ser epicentro de la música clásica.

Santander de Quilichao es la sede de la música clásica y religiosa en el suroccidente colombiano, desde hace 32 años, en época de Semana Santa. Y esta, que trae de regreso a los feligreses a la presencialidad en las iglesias, no será la excepción.

A comienzos de los años 90, como una luz de esperanza, con el fin de llenar de amor y paz los corazones de la población del Norte del Cauca, se inauguró el Festival Internacional de Música Clásica, que se ha convertido, desde entonces, en una tradición en la Semana Mayor en dicho municipio del Cauca.

Los conciertos se llevarán a cabo durante toda la Semana Mayor por estos días hasta el 17 de abril para que las personas asistan y apoyen una iniciativa que propicia la paz y la reconciliación por medio del arte, y posibilita que la música una los corazones.

Este miércoles, a las 7:30 p.m., en el auditorio del Instituto Técnico, estará Asael Cuesta, el mejor contratenor juvenil del mundo, de Santander de Quilichao; Mauricio Ortiz, tenor lírico de Medellín y Darío Santos, en el piano.

El Viernes Santo, a las 5:00 p.m., en el mismo lugar, será el concierto internacional Voces Oscuras, de Venezuela y Colombia.

Y en el Poldeportivo Los Guásimos, el domingo de Resurrección, de 10:00 a.m. a 6:00 p.m. III Muestra Gastronómica de Santander de Quilichao con la Banda Antonia y el Grupo Andino Encuentros. Son eventos con entrada libre hasta completar aforos.

De acuerdo con la fundadora del Festival, Emith Montilla, cuando este evento nació, el municipio y sus alrededores eran blanco de la violencia que ha golpeado varios rincones de Colombia, por eso tenía como fin apoyar talentos locales e incentivar a los jóvenes a participar del arte; así como animar a las personas y desarrollar un proceso de reconciliación por medio de la música.

Desde entonces se han gestado alrededor de este espacio orquestas, bandas y talentos que siempre cuentan con este escenario para hacer arte. Con el paso del tiempo, el Festival se ha extendido hacia otros municipios como Buenos Aires, Guachené, Caldono, Miranda y Popayán.

Con los año, Emith ha podido sumar apoyos a su causa, es por eso que entidades públicas como el Ministerio de Cultura, entre otras asociaciones privadas participan del evento para que la calidad del mismo se mantenga en lo más alto.

Para la versión XXXIII del Festival de música clásica en Santander de Quilichao y sus alrededores, estarán como países invitados España y Venezuela.

Y, desde el sábado 9 de abril, se vienen realizando conciertos presenciales y con aforo ilimitado, luego de dos años de confinamiento por el Covid-19.

El primer día del Festival, el pasado 9 de abril, contó con la participación de la Orquesta Sinfónica Quilimusic, una de las agrupaciones que se ha gestado con los años en el municipio y le brinda la oportunidad a los niños y jóvenes de crecer en este ámbito e incentivarlos a fortalecer sus talentos, los presentes gozaron y pasaron de una velada en plena armonía desde las 7:30 p.m.

Además, Mateus Terranova, experto en flauta traversa; Brandon Lozada, en la guitarra y Jonathan Mazuera, con su violín, encantaron a los espectadores.

Este evento se ha convertido en un escenario que permite la visibilización de los artistas locales.

Para Jonathan Mazuera, violinista quien estuvo en el evento, “lo que me motiva a participar en este festival es darme a conocer, conmover a muchas personas por medio del arte y la música, que su vez me ayuda a relacionarme y conocer músicos y artistas de otros lugares”.

Mazuera sostiene finalmente que “la importancia de este festival es dar a conocer y mostrar todas las manifestaciones culturales y musicales a su vez brindar un espacio a talentos nacionales, internacionales y locales de mostrar su arte”.

Por: EL PAÍS