El impacto que tendría el posible impuesto a planes de telefonía móvil.

Telefonía móvil ISTOCK

Los presidentes de Asomóvil y de la Ccit se pronunciaron frente a la propuesta que busca imponer un nuevo impuesto al consumo de estos paquetes.

Luego de que Patricia Ariza, ministra designada de Cultura, señaló que una de sus propuesta sería cobrar un impuesto al consumo en los planes de telefonía móvil, se ha abierto un debate en torno a este tema.

Y es que según Ariza, el impuesto sería un 4% y se aplicaría a aquellos usuarios que tengan un plan a partir de los $38.000 más IVA, es decir unos $47.000.

Frente a esto Samuel Hoyos, presidente de Asomóvil, asociación que integra a los operadores Claro, Tigo Une y Movistar, manifestó que esta iniciativa debe evaluarse dentro de “una política sectorial de telecomunicaciones”, ya que hay más de 8 millones de clientes con planes mayores a $38.000.

Se debe evaluar con mucho cuidado porque esto podría tener un impacto sobre los colombianos más pobres y sobre los hogares de menores recursos que necesitan del acceso a los servicios de internet y telefonía móvil. En el país, hay entre 8 y 9 millones de planes por encima de planes a $38.000”, dijo Hoyos.

Asimismo, el presidente de Asomóvil recalcó la importancia de la conectividad. “Es un servicio publico esencial y así lo reconoce la ley y es esencial porque es un habilitador y de él se desprenden otros derechos como el derecho a la información y a la educación, Grabarlo con un impuesto al consumo es desestimular el acceso y el uso”.

Alberto Samuel Yohai, presidente de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (Ccit), afirmó que “sería un grave error” generar cualquier impuesto nuevo para servicios relacionados con las tecnologías de la información y las comunicaciones.

“Esto perjudicaría a los ciudadanos e incrementaría la brecha digital en el país. Este tipo de impuestos fueron concebidos para productos y servicios de lujo. Después del confinamiento vivido a raíz de la pandemia quedó comprobado que los servicios de telecomunicaciones no son un lujo, sino herramientas para crear todo tipo de oportunidades en todo el país”, agregó Yohai.

Por su parte, la ministra de Cultura designada, Patricia Ariza, en un comunicado, señaló que el Impuesto Nacional al Consumo de Telefonía Móvil (INC) entró en vigor en 2016 y que no era una idea de ella. “Gracias a ese impuesto hoy la cultura, el patrimonio y el deporte tienen una fuente de ingresos cierta. Sin embargo, el recaudo de este impuesto ha venido disminuyendo drásticamente en los últimos años”, dijo Ariza.

Por: PORTAFOLIO