¿Usa el celular mientras camina? Estas son las razones por las que no debería hacerlo

Caminar con el celular iStock

Tener un teléfono móvil en la mano no solo puede afectar su atención, sino que también puede incidir en el estado de ánimo

En los últimos años, el teléfono móvil se ha hecho un lugar importante en nuestra cotidianidad. A tal punto que es raro no tenerlo al alcance de nuestras manos. 

Para entender mejor el impacto de estos dispositivos en la actualidad, solo basta con detenerse en un espacio concurrido para observar como casi todos los peatones tienen anclada su atención en sus celulares. 

Pero, tener un móvil en la mano no solo puede afectar su atención, sino que también puede incidir en el estado de ánimo, la postura y, por supuesto, en la capacidad de llegar a su destino sin toparse con obstáculos en el camino. 

Según le explicó el profesor adjunto de Ingeniería de la Universidad de Florida, Wayne Giang, al The New York Times, al caminar y usar el celular, al mismo tiempo el ser humano ajusta por reflejo la forma en la que se mueve. En promedio, las personas que tienen este hábito caminan un 10 % más lento que las que no, al tener que dar pasos más cortos. 

En el caso de la postura, esta suele alterarse a la hora de usar el móvil, adelantando la cabeza y aumentando la carga que se ejerce sobre los músculos del cuello. Un cambio que puede traducirse en dolores en la zona del hombro y la cintura. 

Las investigaciones realizadas sobre el tema también han explorado qué tanto peso tiene sobre nuestro movimiento la actividad que estemos realizando en el teléfono. En ese sentido, se ha evidenciado que cuanta más carga cognitiva tenga esta, no solo se modificará más nuestra marcha, sino que también reaccionaremos de forma lenta a los imprevistos que surjan durante nuestro recorrido. 

En cuanto al estado de ánimo, un estudio en 2023 analizó los efectos psicológicos que tenía el caminar al aire libre mientras se observaba el celular. La investigación reveló que las personas que practicaban este hábito se sentían menos positivas y felices, así como poco relajadas. 

Los autores del análisis le atribuyeron estos efectos a la falta de conexión que tenía el usuario con el entorno que lo rodea a causa del teléfono móvil. 

Además de los factores antes mencionados, caminar distraído también puede implicar un riesgo para la seguridad del peatón. Tropezar, caerse o incluso lesionarse hacen parte de la lista de eventos que se pueden derivar de este hábito. 

Por: PORTAFOLIO

About The Author