¿Brujas, duendes? Conozca la razón del por qué los caballos amanecen con trenzas

Reuters

Expertos de la industria equina como Bernardo Reyes Bossa y Oscar Toro, ponen en duda esta noción mística y ofrecen lo que ellos consideran que son las verdaderas explicaciones

Desde hace décadas, los caballos han sido objeto de intriga en un enigma que ha despertado la curiosidad en el mundo equino: sus crines amanecen trenzadas, una acción que ha desconcertado a dueños y cuidadores en todo el mundo. Pero, ¿Qué hay detrás de este hecho que despierta la curiosidad y la superstición?

Don Rubén Manzano Polanco, criado en un rancho en Izamal, Yucatán, compartió su experiencia en De Peso Quintana Roo y abrió la puerta a una tradición arraigada en el folclore local. En su relato, sugirió que los aluxes podrían ser los responsables de estas travesuras equinas, una creencia que encuentra eco en otras culturas donde se atribuye a duendes y seres mágicos similares.

Según Manzano muchos dueños de caballos han sido testigos de este hecho que aparentemente ocurre durante la noche. “De pelaje normal a crines meticulosamente trenzadas, el cambio parece desafiar las leyes de la física y la biología”, agregó. Sin embargo, ¿Cómo es posible que en las noches, las crines adquieran complejas formas sin la intervención humana?

“Aunque la incertidumbre persista, una cosa es clara: esto no representan ningún daño para los caballos. Más bien, parecen ser el resultado de una travesura inofensiva, un juego o una forma de entretenimiento para los duendes que pueblan la imaginación humana”, agregó

¿Pero cuál es la verdadera razón de estos mitos?

Expertos de la industria equina como Bernardo Reyes Bossa y Oscar Toro, ponen en duda esta noción mística y ofrecen lo que ellos consideran que son las verdaderas explicaciones.

Según Reyes, especialista en caballos, no hay una explicación sobrenatural para este hecho. Él afirma que los caballos pueden enredar su pelo al rascarse, dando la apariencia de trenzas, pero que en realidad no hay una intención deliberada detrás de ello. Considera que es un tema que no requiere un análisis científico profundo, sino más bien una cuestión de sentido común.

Por su parte, Oscar Toro, miembro de la comisión evaluadora de jueces de Fedequinas, respalda esta postura, añadiendo que los caballos que viven en potreros pueden enredar su crin al rascarse en los estacados

o entre ellos mismos, lo que puede parecer trenzas a simple vista. Él sostiene que es una superstición atribuir estas “trenzas” a la intervención de brujas, y que en su experiencia, los caballos de pesebrera nunca amanecen con este tipo de adornos.

Ambos expertos coinciden en que las trenzas en los caballos son más bien enredados naturales causados por el rascado y la interacción con su entorno, desmitificando así la idea de que las brujas tengan algo que ver en este fenómeno.

Por: Agronegocios

About The Author