Barbas, el perro policía de Concepción, la Concha.

A Barbas, el perrito policía de la Concha, lo conocimos hace ya varios años, la Chiqui, Emilio y yo. Nos lo encontrábamos en cada una de nuestras salidas a caminar por el pueblo, lo conocimos de civil.

A Barbas, le dio por dejar su casa y arrancar pal pueblo a hacer patria, se vino hace años de su tierra natal, la vereda La Palma. Aquí rápidamente se ganó el corazón de grandes y chicos, llegó a la Concha para quedarse.

Podríamos decir que Barbas se convirtió en el centro de atención del comando, del pueblo y sus alrededores. Llevarlo a prestar servicio, a hacer parte del comando, fue muy fácil. Un policía lo vio deambulando, llevaba varios días así, y decidió que tenía el porte, madera y talento para hacer parte de la institución.

Su uniforme fue hecho a la medida, lo porta con orgullo, al ver a un turista, lo requisa efusivamente moviendo su colita amigablemente.

Entre las labores de Barbas están las de “brindar seguridad”, ladrar cuando un turista no cuida nuestro pedacito de cielo, tira basuras en las calles empedradas del pueblo, hablar y regañar a sus congéneres cuando hacen sus necesidades en las calles limpias del municipio.

Barbas vive en el comando, tiene cariño, cama y comida. En contraprestación, sale de ronda con los policías, los cuida y lo cuidan. Su llegada al comando lo cambió todo, pues se volvió el centro de atracción.

Sus ya habituales rondas las hace por todo el pueblo acompañado por un superior o solo, no tiene hora de llegada, vuelve cuando tiene hambre o se siente cansado, sabe que a la entrada del comando tiene cama y comida.

Barbas se ha convertido en un verdadero influencer, pues muchos vienen al pueblo a conocer al perro que con su uniforme de policía, se robó el corazón de todo un pueblo.

About The Author