Las ventas globales de champán superaron el récord de los US$6.000 millones en 2022.

La cifra en gestión presentó un aumento del 1,6% con respecto a las cifras de 2021, ya que los envíos totales alcanzaron los 326 millones de botellas.

El cierre de 2022 significó un repunte en el consumo y venta de bebidas alcohólicas en todo el mundo. La champán, por ejemplo, que es un tipo de vino espumoso elaborado propio de la Champaña francesa (Viñedo de Champaña), superó al cierre de 2022 una cifra récord en ventas, alcanzando los US$6.500 millones.

En 2021 se expidieron 320,2 millones de botellas de champán en todo el mundo. Una parte importante de las ventas de este vino espumoso se realizó en la exportación. Estados Unidos encabezó la lista de los países importadores de 2021, con 34,1 millones de botellas, seguido por el Reino Unido (29,9 millones) y Japón (13,8 millones), según explica en datos Statista.

La cifra en gestión presentó un aumento del 1,6% con respecto a las cifras de 2021, ya que los envíos totales alcanzaron los 326 millones de botellas, según un comunicado del Comité Champagne, una organización comercial de la industria.

Un poco más del 57% o 187,5 millones de botellas, de ese champán llegó al extranjero el año pasado. Mientras tanto, el champán enviado dentro de Francia experimentó una ligera caída con respecto al año anterior, disminuyendo un 1,7% en 2022 para un total de 138,4 millones de botellas.

La noticia confirma que Champagne se ha “recuperado rápidamente del impacto de la crisis de salud de 2020”, según el Comité Champagne y RobbReport.

Durante los cierres en todo el mundo, las ventas de vino espumoso experimentaron una caída drástica debido a las restricciones de viaje que paralizaron las ventas libres de impuestos y al cierre de bares y restaurantes, informa Bloomberg.

“El champán, un vino imprescindible para la celebración, ha acompañado con naturalidad a los consumidores de todo el mundo que se han regocijado por el final del confinamiento y han redescubierto el gusto por las fiestas, las salidas y los viajes”, afirmó en un comunicado David Chatillon, presidente de la Unión de Casas de Champán.

La declaración también señala que 2022 trajo una cosecha abundante que fue sólida en cantidad y calidad; esas uvas deberían ayudar a reponer las existencias de champán para satisfacer la demanda actual de champán.

Por: LR