Chocó, Antioquia y Valle están entre las regiones más afectadas por las lluvias.

En el caso de Cundinamarca, por ejemplo, las fuertes granizadas en Gachancipá en los últimos días, dejó 60 familias damnificadas.

Las lluvias atípicas que se han presentado en enero no solo confirmaron las predicciones hechas por el Ideam, sino que también tomaron por sorpresa a varios departamentos los cuales no esperaban tales magnitudes. De esta forma y según explicó Luis Alfonso López Álvarez, Jefe (E) de la Oficina del Servicio de Pronósticos y Alertas del Ideam y según datos comparados con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), son más de 10 departamentos los que han presentado las mayores afectaciones por lluvias durante lo corrido del mes, entre los que se encuentran: Cundinamarca, Risaralda, Antioquia, Chocó, Caldas, Tolima y Valle del Cauca.

“Podemos decir que, por la amenaza en la ocurrencia de deslizamientos de tierra, asociados con condiciones lluviosas y la inestabilidad propia del terreno, los departamentos afectados han sido Chocó, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Antioquia, Santander, Norte de Santander, Cundinamarca, Tolima, Boyacá, Caldas, Risaralda, Huila y Meta”, afirmó Álvarez.

En el caso de Cundinamarca, por ejemplo, las fuertes granizadas presentadas en el municipio de Gachancipá en los últimos días, dejó 60 familias damnificadas, 40 de estas con daños de bienes y enseres, asimismo 20 familias resultaron perjudicadas por el sector agropecuario y más de 40 viviendas resultaron averiadas.

Además, un movimiento en masa en el municipio de Nimaima también dejó una vía secundaria afectada por deslizamientos la cual dirige hacia el centro poblado de Tobia y hacia las veredas de Teresa, Cerro y Tarjada. Mientras que una creciente súbita en el municipio de Pacho, vereda Llano la Hacienda, dejó una persona fallecida la cual se transportaba en moto y fue arrastrada por la creciente hacia una alcantarilla. De otro lado, en Risaralda van más de ocho familias damnificadas, 18 personas con afectaciones y pérdida de cultivos de cacao, plátano, nogales, gallinas, cerdos y peces. En cuanto a infraestructura más de ocho viviendas han resultado destruidas, tres puentes vehiculares averiados y ocho puentes peatonales sufrieron afectaciones.

En Antioquia la situación tampoco es muy diferente pues las fuertes lluvias han dejado dos personas fallecidas, más de 36 familias damnificadas y 35 inundadas, mientras que en el Tolima de cuenta de las crecientes ya van más de 44 familias damnificadas, cuatro viviendas destruidas y 40 inundadas.

Aunque enero se caracterizaba por ser uno de los meses que conforma la temporada de menos lluvias del año, 2023 empezó con una particularidad de altas lluvias superado la intensidad de 30%, hecho que no solo ha prendido alarmas sino que también ha provocado que nuevas amenazas por deslizamientos.

Por: LR

About The Author