Khaby Lame, el joven de 21 años que se convirtió en la estrella más seguida en TikTok en el mundo sin decir una sola palabra.

GETTY IMAGES

Menos es más.

Esta es la receta que ha llevado al éxito a Khabane Lame, mejor conocido como Khaby Lame, el senegalés, de apenas 21 años, que se ha convertido en la estrella más grande en TikTok, con 150 millones de seguidores.

Lame ha conseguido la fama con sus videos, en los que, sin decir una sola palabra, se burla de los complicados y a veces disparatados trucos presentados por otros influencers para resolver problemas cotidianos.

Sin embargo, su estrellato se produjo de manera casi accidental.

Cuando una puerta se cierra

Lame, quien vive en Italia desde que sus padres emigraron al país europeo hace dos décadas, comenzó a grabar videos para TikTok en marzo de 2020.

Su incursión en la red social se produjo después de perder su trabajo en una fábrica en la ciudad de Chivasso (a 693 kilómetros al norte de Roma), debido a la pandemia de covid-19.

Mural de Lame en Gaza.
Pie de foto,El rostro y los gestos del joven senegalés se han vuelto populares en todo el planeta.

Desempleado y sin dinero, el joven debió regresar a casa de sus padres, pero en lugar de buscar un nuevo empleo como le pedían sus padres, comenzó a grabar videos.

Pese a contar solo con su modesto teléfono celular y no tener un trípode para sostenerlo ni lámparas para mejorar la iluminación, Lame consiguió la fórmula que lo ha convertido en una celebridad global: tomar otras grabaciones sobre trucos para enfrentar problemas cotidianos que se han hecho virales, porque no tienen sentido y son inútiles, y responder aportando soluciones sencillas.

Las muecas que hace con su rostro y cómo usa sus manos han hecho el resto.

Uno de sus grandes éxitos fue el video de la banana, donde primero mostró como otro usuario le quitaba la piel a la fruta con un filoso cuchillo, mientras que él simplemente la tomó con sus manos y la peló. Después, señaló la fruta con la mano, haciendo un gesto, de: “Ya está”.

Otra grabación que dio la vuelta al mundo fue aquella donde mostraba como una mujer, que había dejado las llaves de su auto en el interior junto a su pequeño, intentaba alcanzarlas con un palo a través de la ventana del vehículo que estaba entreabierta. Sin embargo, en un momento el palo se le cae y ella le pide al pequeño que se lo alcance, cosa que el niño hace obedientemente.

Lame recreó el video con un niño de la misma edad, pero en vez de tratar de alcanzar las llaves con el palo, le pidió al pequeño que le diera las llaves y resuelto el problema.

Dos tomas de dos videos de Lame.
Pie de foto,En sus videos Lame no pronuncia una sola palabra, pero sus gestos y muecas son extremadamente cómicos.

A las pocas semanas ya tenía miles de seguidores y hoy es el rey de TikTok superando a figuras archiconocidas como el oscarizado actor estadounidense Will Smith.

Más que mil palabras

Para Stevie Osagie, experto en Marketing y Redes Sociales, el fenómeno de Lame se debe a que “utiliza un lenguaje universal: la comedia“.

“El hecho de que no hable implica que no hay barreras de por medio y no es controversial. No hay razón por la cual no puedas ver su contenido“, declaró a la BBC.

Asimismo, Osagie afirmó que el joven estuvo en el momento y lugar indicado para convertirse en la celebridad que hoy es.

Lame con su trofeo.
Pie de foto,Hace solo unos meses Lame fue galardonado con el máximo galardó en los premios World Influencers And Bloggers.

“Cuando comenzó todo el mundo estaba atrapado en sus casas (por los confinamientos contra el coronavirus) y todos necesitaban algo que les alejara de la negatividad y de lo que estaba pasando y eso fue lo atrajo la atención hacia él”, explicó.

“Mi cara y mis expresiones hacen reír a la gente”, declaró hace unos meses al diario The New York Times.

Ponerse serio se paga

Lame no se ha limitado a TikTok y también produce contenidos para otras redes como Instagram, donde acumula 80 millones de seguidores, ocho veces más que Mark Zuckerberg fundador de Facebook y propietario de la plataforma.

Sin embargo, hace unos meses Lame sufrió una fuerte caída de seguidores en esta última plataforma. ¿La razón? La publicación de un post contra el racismo.

“Las personas te siguen por algo que haces que les gusta, pero si te sales de eso pierdes seguidores”, explicó Celia Tokosi, una influencer africana, quien considera que el caso de Lame es un ejemplo a seguir por otros en la región.

Su impacto ha sido tal que en 2021 fue invitado al Festival de Cine de Venecia, pese a que no actuaba en ninguna película. Ha grabado videos con deportistas como el piloto español Carlos Sainz Junior o el futbolista brasileño Vinícius Junior.

En 2021 recibió el Premio de la Asociación Nacionales de Jóvenes Innovadores de Italia (ANGI) por su forma de comunicar y hace solo unos meses obtuvo la máxima distinción en el World Influencers And Bloggers Awards.

Por: BBC