FOTOGRAFÍA CIENTÍFICA DE INSECTOS, UNA ALTERNATIVA PARA IDENTIFICAR LAS PLAGAS EN LOS CULTIVOS.

Los hallazgos de la fotografía científica se han venido utilizando como herramientas en otras áreas, buscando generar una divulgación de conocimiento interdisciplinaria.

En adición a las técnicas de optimización de cultivos, generar una investigación y divulgación científica constante es de gran ayuda para reconocer las problemáticas de los agroecosistemas. En las últimas décadas, en la entomología se viene desarrollando el área de macrofotografía de insectos, esta permite el reconocimiento y la caracterización de la entomofauna o de la biodiversidad de insectos presentes en el área de siembra.

Haciendo uso de cámaras y softwares especializados, se pretende generar divulgación entre investigadores, productores y estudiantes; sus hallazgos pueden ser de utilidad, por ejemplo, en los sectores de producción agrícola para la identificación de plagas.

“La macrofotografía o fotografía científica permite obtener imágenes en alta resolución de especímenes pequeños. En el caso de la entomología , se usan cámaras especializadas adaptadas a microscopios o estereoscopios buscando obtener imágenes de gran calidad. Esto nos permite reconocer todos aquellos caracteres morfológicos que no podemos ver a simple vista y que son de importancia para la identificación de los insectos”, comentó Michael Parra, estudiante de ingeniería agronómica y colaborador del Museo Entomológico Unab.

Una vez que los insectos son recolectados en campo, estos son llevados a las instalaciones del museo y son preparados para la sesión fotográfica, en donde se realiza un proceso de apilado y de retoque digital mediante la utilización de software especializado en el tratamiento de imágenes.

El proceso de apilado, que es un pilar del macro extremo, consiste en la toma de varias fotografías enfocando diferentes zonas del insecto, que posteriormente son combinadas en una sola imagen para obtener una única fotografía de alta resolución con la reconstrucción total del insecto.”Para tomar una fotografía con un aumento de 4x se deben tomar al menos 70 capturas de cada parte del insecto”.

Debido a que por medio de la fotografía analógica no se podía realizar el proceso de apilado, con la era digital esta disciplina ha tomado importancia en las últimas décadas. “Hacemos uso de cámaras semiprofesionales o profesionales, lentes de microscopio, de escáner o de ampliadora, luces LED y carriles micrométricos que son los que permiten desplazar la cámara entre captura y captura”.

Los hallazgos de la fotografía científica se han venido utilizando como herramientas en otras áreas, buscando generar una divulgación de conocimiento interdisciplinaria. “La macrofotografía científica le sirve a los investigadores para divulgar su conocimiento. También se puede usar en el área de geología. En el ámbito de cultivos es útil para generar transferencia de conocimiento con productores y estudiantes sobre aspectos como la identificación de plagas en los cultivos”.

Para el desarrollo del área de la fotografía científica, dentro de la Facultad de Ciencias Agrarias se creó el proyecto MacroTipos, encabezado por Michael Parra. Este cuenta con el apoyo del Museo Entomológico Unab de la misma institución. A través de su cuenta de Instagram @macrotipos, se puede conocer el trabajo que vienen realizando.

Actualmente, el grupo de investigación prepara una muestra fotográfica temporal sobre insectos iridiscentes de Colombia que será expuesta en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia en el mes de noviembre.

Por: AGRONEGOCIOS