Hasta $5 millones podría elevarse el costo de un dron para personas aficionadas.

Los precios oscilan entre $368.600 y más de $5 millones, según el modelo; debe tener en cuenta las reglas de vuelo en Colombia.

El vuelo de drones se ha vuelto una práctica común entre la población. Ya sea con motivos investigativos, de arte o recreativos, estos artefactos son cada vez más comunes por su accesibilidad y sus cámaras incorporadas.

En primer lugar, es importante tener en cuenta que un dron es un vehículo aéreo que no está tripulado y su uso se puede dar en el ámbito militar, civil o comercial.

Sus usos, según el sitio web Adslzone, varían dependiendo del objetivo de la persona: algunos son usados para la exploración de terrenos o para elaborar piezas fotográficas y de video.

También están los aficionados: personas con una pasión intrínseca por estos artefactos voladores y los emplean para pasar sus ratos libres o hacer exploración urbana. Si usted, como aficionado, está pensando en la adquisición de un dron, es importante que tenga en cuenta la variedad de artefactos que ofrece el mercado y su catálogo de precios.

Al momento de elegir un dispositivo de este tipo, el sitio web Xataka recomienda tener en cuenta su autonomía y alcance, además del tipo de cámara que integra. El alcance, como un de los primeros puntos principales, es el radio de operación del drone, es decir, su alcance en distancia y altura, característica determinante según el uso que quiera dar al dispositivo. En cuanto a la cámara, los equipos pueden contar con una resolución de hasta 1080p o 4K. Algunas unidades, incluso, tienen soportes para fijar cámaras.

Xataka recomienda algunos de los equipos que ofrece el mercado. El primer grupo está conformado por los drones más baratos.

La referencia Potensic A20W, por ejemplo, tiene un costo de $368.600 y tiene un fácil manejo para niños o personas que apenas están iniciando en el vuelo de estos artefactos; ofrece, además, hasta 18 minutos de vuelo.

Otra de las referencias es el dron Lsrc-xt6 con cámara 1080p y con tres baterías integradas. Se trata de un mini dron del tamaño de la palma de la mano de fácil transporte.

La adquisición de un dron dependerá de su bolsillo, pues el mercado ofrece aparatos voladores que rondan los $3 millones: ese es el caso de la referencia Potensic Dreamer Pro. Así como su precio sube, las contraprestaciones también lo hacen.

El dron ofrece una cámara de alta definición 4K y GPS. El consumidor podrá disfrutar de una batería de larga duración que tiene una carga rápida de dos horas, características que permiten hasta 31 minutos de vuelo y la transmisión de imagen a 800 metros de distancia.

Con un costo de $2,8 millones, el drone Parrot Anafi ofrece, según Xataka, “una de las mejores ópticas con una lente de 21 MP y grabación a 4K HDR. Cuenta con una autonomía de 25 minutos de vuelo y una velocidad máxima de 15 metros por segundo. Este no es el tope, el catálogo y los precios pueden seguir en ascenso.

El dron DJI Mini 3 Pro tiene un precio de $5 millones y tiene un sistema de detección de obstáculos para evitar colisiones y daños en la unidad. Es capaz de grabar a 4K con 60 FPS. Si quiere apostar por mayor calidad, puede adquirir el dispositivo DJI Mavic Air S2.

Entre las características que llaman la atención de este modelo está un GPS integrado y una velocidad límite de 19 metros por segundo. Además, cuenta con cuatro motores, un tiempo máximo de vuelo de 31 minutos y una resolución máxima de la cámara de 5,4K.

Marco legal de los drones

Antes de elegir el dron de su preferencia debe tener en cuenta que estos artefactos deben cumplir algunas normas legales antes de emprender vuelo.

La Aeronáutica Civil colombiana cuenta con una guía para entender las implicaciones legales de los drones, también denominados de forma más técnica como “UAS”, Aeronaves No Tripuladas, por su traducción del inglés. En primer lugar, todos los drones deben ser registrados ante la entidad, pero las características de dicho registro varían dependiendo de algunas clasificaciones.

Los drones clase A son utilizados con fines recreativos y su precio oscila entre 250 gramos y 25 kilogramos. Si usted solo desea adquirir un dron para mero entretenimiento, no deberá tener una autorización cada vez que su unidad emprenda vuelo, pero sí deberá reportar el modelo ante la Aerocivil. José Elías del Hierro, abogado socio en Del Hierro Abogados, aseguró que, incluso, la velocidad está regulada, pues solo pueden alcanzar hasta 50 millas por hora y un alcance de 500 metros, “a pesar de que tienen una señal de tres kilómetros.

Asimismo, debe tener en cuenta que la operación de los drones no puede alterar una reunión de personas al aire libre o en sitios públicos concurridos. Los expertos recomiendan hacer los vuelos en horas diurnas y en momentos de la noche, siempre y cuando se vuelen en zonas despobladas y libres de obstáculos.

Antes de adquirir una unidad debe tener en cuenta que se trata de una actividad regulada que no puede vulnerar personas, la propiedad privada, instalaciones gubernamentales o el espacio aéreo del país.

Por: LR