Nothing Phone (1): por fin, un móvil diferente (y europeo).

La nueva marca estrena una vistosa interfaz trasera, Glyph, para comunicar las notificaciones al usuario.

Recuperar la ilusión por la tecnología. Esa podría ser la idea central de un dispositivo que va a dar mucho que hablar. Se trata del Nothing Phone (1), un móvil concebido en Reino Unido, diseñado en Suecia y que representa, por lo tanto, el regreso de Europa a un negocio actualmente dominado por las grandes firmas asiáticas.

«Durante demasiado tiempo -dice Carl Pei, CEO y cofundador de Nothing- las marcas de tecnología han confiado en la investigación y el análisis como una simple base para hacer productos muy similares, aburridos y sin

un sentido real. En Nothing nos guiamos por lo que sentimos con el fin de iniciar un cambio en la industria, primero con los Ear (1), y ahora con nuestro producto más importante hasta el momento, Phone (1). Nuestro primer smartphone es una expresión de calidez y felicidad que rara vez se experimenta en la tecnología de hoy en día».

Un mensaje que, a juzgar por las cifras, parece haber calado hondo. Una campaña inteligente, en efecto, ha conseguido crear una expectación a la que ya no estábamos acostumbrados, con una lista de espera de más de 200.000 reservas.

Se trata, según la firma, de volver a crear la ilusión por la tecnología que se vivió hasta el 2000. Nothing Phone (1) supone, en efecto, una revolución estética, un diseño totalmente nuevo que surge como resultado de una lucha de años entre el equipo de diseño y los límites impuestos por los ingenieros. Incluso hay fabricantes de componentes que no han querido trabajar con Nothing para no tener que hacer el esfuerzo de ‘recrear’ las piezas para el nuevo dispositivo.

El resultado es un móvil diferente. En Nothing quieren productos fáciles de usar y conectar. Quieren llegar a todos los públicos. Con sus más de 530.000 unidades vendidas, los Ear (1) unos auriculares inalámbricos transparentes, el primer producto de la firma, fueron la prueba de que los usuarios estaban hambrientos de algo nuevo. Y el Nothing Phone (1) es el que ahora, por fin, inicia ese camino.

Glyph: una trasera que ‘habla’

Lo primero que llama la atención en el teléfono es su parte trasera transparente, lo que permite ver ‘las tripas’ del móvil, con más de 400 componentes. Pero esas tripas no consisten en un montón de placas, condensadores y circuitos impresos, que sería lo normal, sino que su distribución y colocación son diferentes a las de cualquier otro móvil. La bobina de carga inalámbrica, por ejemplo, además de la batería y otros componentes, no están en el sitio de siempre. Antenas, altavoces y procesador también han sido montados de forma distinta. Todo está cuidadosamente estudiado para facilitar la comunicación con el usuario.

¿Pero qué significa eso exactamente? A través de una nueva interfaz, llamada Glyph (glifo), que no se parece a nada de lo que hayamos visto hasta ahora, 900 bombillas LED forman patrones lineales de luz que nos indican quién nos está llamando, nos avisan de las notificaciones, del estado de la batería… Y todo ello de un vistazo, con el teléfono ‘boca abajo’ y sin tener que mirar la pantalla. Se pueden cambiar y personalizar esos patrones de luz cuando recibimos, por ejemplo, un mail o un mensaje. En la parte inferior, una línea luminosa de carga se va llenando a medida que el nivel de la batería aumenta… Una forma totalmente nueva de comunicación entre el móvil y el usuario. Si activamos la interfaz Glyph con la potencia de luz al máximo, podremos además iluminar sujetos en ambientes oscuros con una luz suave y uniforme. En esos casos, Glyph funciona como un auténtico anillo de luz portátil.

Las líneas de luz de la parte trasera no están dispuestas al azar, sino que siguen uno de los patrones de diseño más icónicos de los tiempos modernos, el recientemente rediseñado plano del metro de Nueva York, basado en el que plasmó Massimo Vignelli en 1972. Así, como si de un mapa se tratara, las líneas se curvan y cambian de intensidad, según el patrón que hayamos elegido.

El terminal está fabricado con aluminio 100% reciclado, igual que más del 50% de sus componentes plásticos. Se trata, pues, de un teléfono que trata de ser respetuoso al máximo con el medio ambiente.

¿Con todo lo necesario?

Por sus especificaciones y por su precio, que ronda los 500 euros, el nuevo Nothing Phone (1) podría clasificarse como de gama media-alta. Aunque, a la luz de muchos de sus componentes (sólo dos cámaras, procesador de la serie 7 de Qualcomm, carga rápida limitada…) podría parecer que el esfuerzo realizado en el interfaz no ha permitido incluir componentes de última generación, que habrían disparado el precio final. ¿Podría esto jugar en contra del Nothing Phone (1)? Eso es algo que aún está por ver.

La pantalla, por ejemplo, de 6,55 pulgadas y HDR10+, es una OLED flexible (no suministrada por Samsung), con una tasa de refresco adaptativa entre 60 y 120 Hz y protegida por Gorilla Glass 5 de doble cara. La profundidad de color es de 10 bits y la resolución de 2.400 x 1080 píxeles (402 píxeles por pulgada). La tasa de respuesta táctil es de 240 Hz. Bajo la pantalla, encontramos el sensor de huellas dactilares para identificar al usuario.

Sólo dos cámaras

En cuanto a cámaras, y a diferencia de lo que ofrecen ya todas las empresas de la competencia, solo encontramos dos en la parte trasera, un sensor principal y un gran angular con un campo de visión de 114º, ambas de 50 megapíxeles. La cámara principal, con un sensor Sony IMX 766, cuenta con doble estabilizador de imagen (OIS y EIS) y funciones como Modo Noche, vídeo nocturno, Cámara lenta (a 120 fps), efecto Bokeh, etc. El gran angular, con sensor JN1 de Samsung, también permite hacer fotos macro.

La cámara frontal, por su parte, situada bajo una perforación en la pantalla, es de 16 megapíxeles e incorpora un sensor Sony IMX 471. También incluye Modo Noche y puede grabar vídeos en calidad 1080p a 30 fotogramas por segundo.

Gracias a estas armas, con las cámaras traseras podremos grabar vídeo en 4K y HDR en vivo. Un sistema de IA se encarga de perfeccionar las tomas (tanto en foto como en vídeo) sobre la marcha. En una misma grabación, algo interesante, es posible pausar un vídeo y seguir grabando el mismo vídeo después. Según Nothing, mejor calidad no significa más cámaras. Habrá que esperar a las pruebas para comprobar si la calidad en fotografía está a la altura de un teléfono tan especial como quiere ser este.

Procesador: ¿Un serie 7?

El procesador elegido va a dar mucho que hablar. De hecho, no es el último Snapdragon Gen 1 del que alardean el resto de las marcas, y ni siquiera es uno de la anterior serie 8 de Qualcomm. El chip elegido, quizá para no disparar el precio final del teléfono, es el Qualcomm Snapdragon 778 G+, que permite hasta 12 GB de Ram, 256 GB de almacenamiento y conectividad 5G. Según Nothing, el procesador ha sido optimizado por Qualcomm especialmente para este terminal. La firma pedía fluidez, rapidez, duración de batería y funciones de cámara. Y eso es, según explica Nothing, lo que Qualcomm les ha dado. Una vez más, habrá que esperar a las pruebas para comprobar si el rendimiento está a la altura.

En cuanto a la batería, es de 4.500 miliamperios y llega con un sistema de carga rápida de 33W, que puede cargarse al 50% en 30 minutos. Cuenta con sistema de carga inalámbrica de 15W y carga inversa de 5W. El cargador, por motivos de precio, no se incluye en la caja. Unas capacidades que, la verdad sea dicha, están muy por debajo de lo que ofrecen el resto de las marcas.

El terminal está equipado con dos altavoces estéreo y cuenta con la certificación IP53, resistente a salpicaduras (no sumergible) y al polvo.

En el apartado de software, la experiencia será parecida a la de los primeros One Plus. Android puro, sin aplicaciones preinstaladas y una capa , Nothing OS, que permite personalizar muchas características del terminal.

Un detalle exclusivo es la presencia en la pantalla de inicio de una ‘Galería NFT’ en la que los usuarios podrán acceder directamente a sus colecciones de NFT y hacer un seguimiento de los precios.

El nuevo Nothing Phone (1) estará disponible a partir del próximo 21 de julio en dos colores: blanco y negro. Los precios parten de los 469 euros para la configuración de 8GB/128GB. Si preferimos 256 GB para almacenamiento el precio será de 499 euros, y si optamos por tener 12GB/256GB, subirá hasta los 549 euros.

Por: ABC