Adiós a Internet Explorer, el navegador de Microsoft ya no tiene soporte.

Los usuarios que aún lo utilicen comenzarán a ser redirigidos al buscador Microsoft Edge, más rápido y moderno y con una mayor base de internautas.

Adiós a Internet Explorer. Desde este 15 de junio, el popular buscador, lanzado por Microsoft en 1995, pasa a ser sustituido de forma definitiva por Microsoft Edge, herramienta más moderna por la que la tecnológica lleva apostando desde 2016 y que pasará a sustituir a su antecesor en todos los equipos facturados por la compañía. «Con un número creciente de sitios web que ya no son compatibles con Internet Explorer, Microsoft Edge ofrece una experiencia de navegación más rápida, más segura y más moderna que aún puede abrir sitios heredados que dependen de Internet Explorer cuando sea necesario.», afirma la compañía en un comunicado.

Desde el día de hoy, Internet Explorer, como anunció Microsoft hace algo más de un año, deja de recibir actualizaciones y soporte.

Esto implica que el servicio no contará con nuevos parches de seguridad destinados a solventar las vulnerabilidades que sean descubiertas en el futuro.

La desaparición del buscador se debe, además de a la obsolescencia, que no perdona cuando hablamos de tecnología, a la enorme caída en el número de usuarios que ha experimentado durante los últimos años la herramienta. En buena medida, gracias a la entrada en escena de Google con su actual Chrome y al desarrollo de nuevas plataformas más punteras.

De acuerdo con datos recopilados por StatCounter, y que han sido compartidos con ABC por Statista, apenas el 0,8% de los usuarios a nivel global siguen utilizando Internet Explorer. Lejos, a años luz, del propio Chrome (78%), Edge (10,4%) o Safari (9%).

Una desaparición por fases

De acuerdo con Microsoft, que ya compartió hace un año el final de su navegador, la retirada de Microsoft Explorer se realizará en dos fases. La primera, que comienza este 15 de junio y se desarrollará durante los próximos meses, y consistirá en la redirección de los dispositivos que sigan utilizando este buscador a Edge. Esto dará tiempo para que las empresas y administraciones que siguen utilizando el buscador tengan tiempo para adaptarse.

«La segunda fase del retiro es la fase de actualización de Windows. Una vez completada la fase de redirección, Internet Explorer se deshabilitará de forma permanente a través de una futura actualización de Windows en todos los dispositivos con plataformas Windows», explican desde Microsoft.

Edge, además, es compatible desde hace unos años con un modo llamado IE, que reemplaza a Internet Explorer 11 en los equipos permitiendo mantener la compatibilidad con versiones anteriores para los sitios y ‘apps’ basados en el viejo buscador. Gracias a ella, por tanto, el usuario puede tener una experiencia de navegación similar a la que tendría si estuviese utilizando Explorer. La herramienta seguirá siendo operativa, al menos, hasta 2029 y puede encontrar información sobre su configuración en esta guía.

Por: ABC