¿Por qué una entidad privada se hace pasar por la Agencia Espacial de Colombia?

La AEC participó en el congreso de la Federación Internacional de Astronáutica en Dubai en 2021. Foto: Twitter Pilar Zamora

En redes sociales ha habido discusiones alrededor de esta entidad. ¿Quiénes la crearon?.

Colombia, a diferencia de Estados Unidos, China, India, Rusia, Venezuela, Perú, Argentina, y muchos otros países del mundo, no tiene una agencia espacial estatal que represente al país en temas aeroespaciales. Aún así, si usted busca en google o en redes sociales “Agencia Espacial de Colombia”, sí aparece una entidad bajo este nombre.

Esta autodenominada Agencia Espacial de Colombia, AEC, en inglés Colombian Space Agency, dice tener más de cuatro años de constitución y celebran que en 2018 fueron nombrados miembros oficiales de la Federación Astronáutica Internacional, pero ellos no tienen derecho a tomar decisiones, firmar o participar en eventos en nombre del país, aunque ya lo han hecho. Solo este mes de mayo pasado participaron de la Conferencia Global sobre El Espacio para los Países Emergentes 2022, GLEC2022, en representación de Colombia.

¿Quiénes son, entonces, estas personas que conforman la “AEC”? Se trata de una corporación privada sin fines de lucro, dicen ellos en su página web oficial, que se creó en Bogotá “con el objetivo de articular la academia, el gobierno y el sector privado y desarrollo de la industria de tecnologías y servicios aeroespaciales en Colombia”. Tiene carácter, como ellos dicen, privado.

La clave está en el nombre: al llamarse “Agencia de Colombia”, pueden confundir a las personas ya que, como explica Luz Ángela García, miembro de la National Space Society Colombia, “una agencia, por su naturaleza misma, debe estar respaldada por el Gobierno, debe ser una cuestión Estatal que en este caso no se cumple”.

Y en redes han creado revuelo. Han sido tendencia en Twitter, han generado debates y muchas personas pertenecientes a la comunidad científica, sobre todo a la astrocientífica y aeroespacial, han denunciado que esta agencia no debe portar este nombre y han sido bloqueados en redes por la misma página de la Agencia cuando denuncian. Hay, incluso, una cuenta en Twitter llamada “¿Colombia tiene agencia espacial?, con el usuario @AgenEspacialCol, que busca “recordarte que Colombia no tiene una Agencia Espacial desde que entró en vigor el tratado sobre el espacio ultraterrestre (OST) en 1967”.

¿Quiénes y por qué crearon la AEC?

En su página, la autodenominada Agencia cuenta que el equipo está formado “por organismos interdisciplinarios de diferentes sectores económicos como el Departamento Nacional de Planeación, la Bolsa Mercantil de Colombia, la Embajada de Francia y la Corporación de la Industria Aeronáutica Colombiana CIAC, entre otros”.

Su fundadora es Pilar Zamora Acevedo, una abogada con experiencia en empresas como la Agencia Nacional de Infraestructura, el Fondo Nacional de Ahorro y el BID. Aún así, Zamora no tiene experiencia científica en el campo, anuncian varios en redes. Luis Miguel Molina, instructor de la Corporación Cipsela, añade que “esto es delicado, no porque personas en otras áreas no puedan participar, sino porque se requiere alguien que conozca lo que pasa con estos temas alrededor del mundo”.

Además de Pilar, otros que conforman la junta directiva son Gustavo Gaviria, de Visión de Valores; Germán Puerta, divulgador científico que no es astrónomo; Gautier Mignot, embajador de la Delegación de la Unión Europea en México, entre otros.

¿Por qué un nombre es problemático?

El presidente de la National Space Society Colombia (Ver abajo), el coronel Raúl E. Gutiérrez, ya ha explicado, cuenta García, que “no es correcto nombrar a una iniciativa privada como agencia porque esto tiene otro carácter jurídico”.

Colombia sí tiene, desde 2006 una Comisión Colombiana del Espacio, CCE, pero este es solo un órgano “intersectorial de consulta sin capacidad ejecutiva, personal o presupuesto propio”, explica Gutiérrez en su Twitter.

El riesgo, añade García, está en que al tener este nombre pueden confundir o hacerse pasar por una agencia estatal para participar en eventos internacionales de agencias espaciales y hasta participar en la toma de decisiones sin tener el derecho de hacerlo. “Podrían cerrar tratados que se den a nivel internacional en el campo aeroespacial a nombre del país, pero no tienen esa facultad de tomar decisiones en las que Colombia, como nación, quede enmarcada”.

Y ya lo están haciendo. Basta con darse una vuelta por su Twitter oficial para comprobarlo.

“No entendemos qué beneficio buscan, si es reconocimiento político, económico, pero sí es cierto que la gente se confunde, el público en general, y que si en un futuro Colombia logra tener una agencia, ya el nombre estará ocupado”, añade Molina.

Podría retrasar o entorpecer una necesidad

El país no tiene una agencia espacial estatal y la necesita. “Se requiere una que sea estatal, pública, que garantice unos recursos, para que el país crezca en estas áreas, pues tenemos potencial para comenzar esta carrera espacial. La privada no es la forma”, agrega Molina.

Con esto concuerda García. Para ella, si el país quiere crecer en temas aeroespaciales y astronómicos, deberá tener lineamientos claros que vayan de la mano del Estado, de la academia y de la industria. “En el de la AEC no ocurre, y puedo decirte porque hago parte de la NSS Colombia que en este aglomerado estamos personas de todas las disciplinas que queremos avanzar en esa idea”. García reconoce que, así como la AEC no representa en términos legales al país, tampoco lo hace la NSS Colombia. Solo que la NSS no se toma estas atribuciones.

ntonces, tomar el nombre sí es problemático porque una agencia debe ser oficial y esta es privada. Tampoco es correcto representar al país en eventos internacionales, firmar tratados, crear polémica y bloquear a quienes hacen el reclamo en redes.

En Colombia, hay que recordar, no hay una agencia espacial.

¿Qué es la National Space Society Colombia?

Es también una organización privada sin ánimo de lucro que está constituida por 81 personas de diferentes áreas del conocimiento, desde las ciencias, las tecnologías, las ingenierías y algunos campos del periodismo, la administración y derecho, entre otros.

Es una iniciativa que comenzó el año pasado y que busca “ fomentar y contribuir al desarrollo espacial de Colombia trabajando de la mano con el sector público, privado y académico”.

En Estados Unidos existe la National Space Society (NSS) desde 1974 y ahora tiene más de 25.000 miembros alrededor del mundo distribuidos en 12 capítulos. El de Colombia sería, entonces, el capítulo Colombia.

La de Colombia se formó desde noviembre de 2020 para “contribuir, apoyar y aportar desde las diferentes capacidades e intereses de sus miembros al fortalecimiento del desarrollo espacial en Colombia, trabajando de la mano y articuladamente con las entidades de los sectores público, privado y académico desde su condición de entidad propia de la sociedad civil organizado”.

Hay varias diferencias entre la AEC y la NSS Colombia. Primero, la NSS no busca ser una agencia ni la representación de todo Colombia ante el mundo, pero sí quieren ser un paso más hacia la exploración espacial colombiana.

Gutiérrez explicó a Forbes, por ejemplo, que tener este desarrollo en el ecosistema espacial, “con el liderazgo de las entidades estatales (en especial de una aún inexistente Agencia Espacial Colombiana), con una sólida, activa y variada participación del sector privado, de los estamentos académicos y de la sociedad civil organizada (como es el caso de la Asociación Espacial National Space Society Colombia), le permitiría al país aprovechar sus enormes potenciales humanos y económicos para avanzar aceleradamente a convertirse en un actor relevante en la pujante economía espacial mundial“.

Por: EL COLOMBIANO