Villa Linda el paraíso de la tranquilidad en Concepción.

 

Marcelo Montoya Acevedo

No es exageración, porque a veces uno piensa que la paz la trae consigo el dinero, y no es así, en este espacio familiar se podrá descubrir el porqué de esa idea que a pocos les gusta. La finca hotel es de verdad una villa que encanta, surcada de mucho verde y adornada con las aguas claras del río Concepción que bordea el lugar, con un clima casi perfecto, en el día te acompaña un bonito sol y en la noche duermes con una buena cobija…

Lo mejor de todo, es que está enclavada en un municipio donde casi todo sigue detenido en el tiempo, como en el siglo XIX. Sus calles, sus casas, su parque, su iglesia, su gente, sus colores… eso es Concepción, en el oriente de Antioquia. Un pueblo donde la tranquilidad reina y el turista no es foráneo, sino que se vuelve vecino de todos. Villa Linda está a 8 minutos del parque central y hace parte del paisaje que también vio nacer hace 218 años al general y prócer José María Córdova.

Paz es lo que el turista puede encontrar allí. Y no cualquier turista, quién decida tomarse el tiempo para conocer este lugar, es sencillamente porque su tiempo es muy valioso y ama lo sencillo, lo simple y siente verdadera pasión por la magia que esconde cada pueblo de Antioquia, incluso los que no viven de titular en titular y donde lo familiar es más cercano.

Si a vos te mueve el turismo de aventura, Villa Linda te ofrece eso, allí puedes encontrar lo que jamás te brindarán otros lugares, incluso con la misma cercanía que este. Solo dos horas separan a Villa Linda de Medellín. Dos horas para desconectarte, si así lo quieres del mundo citadino; donde el agua, el aire y el verde que rodea el lugar, se convierten en los únicos testigos de que la tranquilidad es un placer para disfrutar.

Aquí la lectura puede ser tu mejor amiga, los charcos el mejor placer, la comida sin olvidar la que sirven en tu casa. Visitar Villa Linda es reencontrarse con lo fácil. Sus metros cuadrados son el perfecto espacio para conectarse con la vida, donde el diálogo es compañía y donde su dueño será el mejor anfitrión con el que puedas conversar de todo y el que se convertirá sin pedírselo en el mejor guía.

Cuando vayás a Villa Linda, aprovechá todo, el tiempo puede ser muy corto. Allí el único lujo que encontrarás y que sin lugar a dudas es el mejor de todos, se llama tranquilidad de lo simple.  Podés ir solo, en pareja o en grupos. Te podés quedar en un día de sol o un fin de semana, solo tus ganas decidirán el tiempo que sea necesario.

No tendrás los toboganes y la gran piscina de olas. Aquí no tendrás una carta con menú internacional y los platos de medio mundo. La barra no será libre y el show de media noche lo tendrás que hacer vos. Por eso desde el principio he advertido que es un turismo para los que valoran su tiempo y entienden la magia de lo simple.

Algo que sí puedo asegurarte, es que te servirán el plato de comida con mucho amor, tendrás una cama cómoda o un espacio enorme para acampar si es lo que preferís. El agua no faltará, si querés tomarte algo fuerte y escuchar música también lo encontrarás, eso hace parte del plan, aunque no será en una discoteca, sino en el gran kiosco rodeado de mucho verde y animales. Si querés hacer un asado y compartir con los tuyos, tenés varios fogones para entretenerte. Muchas hamacas para descansar en las tardes y senderos como planes de aventura.

No olvidés pues, que este es un turismo sinónimo de tranquilidad donde la diversidad en flora y fauna, harán que haya válido la pena salir de tu casa y conocer un lugar que seguramente no tuviste en tu mente o en tu agenda, pero que lo visitaste porque alguien que ya vino, te recomendó conocer un lugar mágico donde el extranjero se amaña, donde los animales no son los que ves a diario en la ciudad, donde la sabaleta es prueba de que el río Concepción es limpio y que gracias a muchos que lo quieren, lo siguen cuidando para el bienestar de todos.

Historia
Villa Linda nació hace 15 años como un predio familiar, algo que comúnmente conocemos los antioqueños como el lugar para descansar los fines de semana. Como todo el país, Concepción tan bien sufrió la violencia de los grupos al margen de la ley y se fue quedando solo. Cuenta Néstor, el encargado de Villa Linda, que solo, “el abuelo de la familia se quedó en el lugar y al tiempo fue viniendo gente a pescar y le decían que por qué no les vendía un fresquito, luego una cervecita y al final que por qué no les arrendaba una habitación con todas las que había para ellos estar varios días y poder pescar. Sin quererlo se fue convirtiendo en una finca hotel, Fue una cosa no planeada, sino que el tiempo y el universo lo fue dando, de eso ya hace 8 años”, cuenta Néstor, quien lleva en ella 3 años. 

Servicios y Costos
Día de sol: refrigerio, almuerzo, refrigerio (en los tiempos entre los alimentos, los turistas recorren el pueblo, conocen un poco de historia. Realizan caminatas por varios de los senderos, van de pesca, montan a caballo, acceden a los charcos y disfrutan de las cascasdas. Este servicio cuesta 20 mil pesos por persona.

Las cabañas con televisión y agua caliente, tiene un costo de 60 mil pesos el día. Las habitaciones para grupo o familiares es a 20 mil pesos por persona. Camping a 10 mil pesos persona. Aquí no se tiene hora hotelera. La persona puede llegar un sábado a las 6 de la mañana y se puede retirar el domingo a las 8 de la noche por el mismo valor, se cobra es sobre la noche de dormida. Se presta todo el menaje para quienes visiten el lugar y decidan acampar; además, les presta lo que Néstor llama emergencia de campistas (sic), les deja una habitación abierta sin costo adicional para una tempestad que no se pueda soportar o una enfermedad.

En semana prestan servicio de alojamiento a empleados de diferentes empresas de la zona.
Se alquila la finca y el kiosco como tal, para eventos sociales.

- Es utilizado el lugar para turismo espiritual.
- Hay una variedad de 15 platos de comidas.

¿Cómo llegar?
Autopista Medellín – Bogotá. Pasa Guarne, el antiguo hipódromo, hace el retorno siguiente como si fuera de nuevo a Medellín, inmediatamente se encuentra un sector conocido como el crucero que es la entrada al municipio de San Vicente Ferrer, luego de pasar esta localidad se continúa la ruta hacia Concepción, esta última es destapada pero carreteable y es de una hora aproximadamente. La ruta de Barbosa es por la antigua vía al municipio, o sea por el corregimiento El Hatillo y unos dos kilómetros antes del pueblo se encuentra la carretera a mano derecha, esta también es destapada. Luego de llagar al municipio de Concepción, Villa Linda se encuentra a 1 kilómetro de distancia por la vía a Alejandría, a mano izquierda a orilla de carretera. Quien lo visite y no venga en transporte particular, no tiene que caminar sino la entrada de 100 metros.

Facebook: Finca Hotel Villa Linda
Informes y reservas: 310 729 95 87
Whatsapp: 310 729 95 87 (solo mensajes)

www.facebook.com/elextramedios @elextramedios