La cultura argentina en Medellín

 

Guillermo Zuluaga Ceballos

Las relaciones entre Argentina y Colombia están fuertemente cimentadas en el intercambio de gentes que salen o entran de las dos naciones, llevando consigo un poco de sus ritos y costumbres. Dicen por ahí que los paisas somos los argentinos de Colombia y la verdad es que muchos de los elementos culturales de los gauchos, se han establecido y afianzado en Medellín.

La  relación colombo argentina se ha estrechado gracias a nuestras músicas. De aquí para allá se fueron tonadas de bambucos y pasillos; luego cumbias y vallenatos. De allá para acá hemos traído y los dejamos ya como parte de nosotros, tangos, valses y milongas que hablan de nostalgias y desarraigos tan comunes aquí o allá. Sonidos  melancólicos de un bandoneón en algún bar del barrio Manrique, en nuestro Salón Málaga, o en el Homero Manzi, al calor de un aguardiente, un ron o una cerveza… hacen más agradable este paso por la tierra.

Otra forma de compañía que nos entra por los ojos y nos cala el alma ocurre desde hace setenta largos años, cuando futbolistas llegados desde la extensa  pampa o desde los suburbios bonaerenses nos deleitan con sus goles. Lónderos y  Morenos; Corbatas y Balanzanianes; Marinos y Palaveccinos a cada fecha emocionaban a los espectadores; mientras que desde los bancos técnicos los Paternosters,  Zubeldías,  Hormazabales nos enseñaban técnicas y tácticas. Unos y otros hermanaban estas naciones en la más universal de las pasiones. 

Y sí de alimentar sensaciones se trata, la cocina argentina también vino para quedarse. Es el caso de los restaurantes LA PAMPA, Parrillas Argentinas que invitan a degustar “la magia del verdadero sabor gaucho” y parecen una prolongación de Argentina en Medellín, no solo por la bandera de franjas blancas y azules que ondea en su entrada, sino por la oferta de lo mejor de la gastronomía gaucha como: bifés, churrascos, cochinillo a las leñas, entraña, mollejas, empanadas, chinchulines…... Y claro, acompañados de un buen vino  traído de  las sabanas mendocinas. En sus paredes se destacan los oleos que muestran la riqueza cultural de la pampa, con sus hatos y sus asados, los baquianos cebando un mate o participando de un rodeo. Y en su tarima, músicos argentinos y colombianos complementan esta maravillosa propuesta.   Quizá por ello, es el único restaurante de la ciudad que se da el lujo de haber tenido a manteles a Lionel Messi.

Tantos sitios de aquí y de allá donde se alimenta la amistad, la fraternidad entre las naciones. Y  cómo no hablar de esos paisajes anclados en el alma aunque no sean reales: esas bibliotecas babilónicas y laberínticas donde caminan los personajes de Jorge Luis Borges, quien deleitó con sus frases esta ciudad en los años ochentas. Y cómo no recordar que fue en Argentina donde nació para la posteridad la obra más encumbrada de nuestra literatura: Cien años de Soledad y desde entonces los joséarcadios y las úrsulas ya caminan al lado de Martín Fierro, de los Peregrinosfernández y de las mafaldas tan sureños ellos, tan universales todos.  

Brindemos por esta hermandad con un tinto: un  Malbec aquí  o un tinto con aroma de café allá.  

@elextramedios   www.facebook.com/elextramedios