Historia

 

El 15 de marzo de 1995 salía a la luz un sueño que venía gestándose por varios años, “El Extra”. Ese primer ejemplar consistía de una hoja tamaño oficio donde hablaba de las cosas buenas de mis compañeros de Caracol radio, Wbeimar lo Dice y Múnera Eastman radio, escribía artículos que tenían que ver con el día día de los empleados de estas tres empresas. Se hablaba en tono informal, con toques de humor y eso sí, con mucho respeto acerca de: la nueva moto que se había comprado el operador de audio de tal emisora, el hijo que había tenido la esposa del locutor de tropicana, de la fiesta de cumpleaños que uno u otro periodista había celebrado.

Básicamente con este semanario buscaba integrar a las 3 empresas buscando que hubiera un conocimiento de las personas que llegaban nuevas a trabajar, puesto que la cercanía de las locaciones tenía que posibilitar estrechar los lazos de amistad de los colegas. Y transmitir aquellas anécdotas que tenían mucho por contar: de dónde vino, como empezó en la radio, etc.

Los días viernes con un cuaderno me iba de oficina en oficina buscando las nuevas noticias que harían parte de la próxima edición de El Extra, una vez recopilada la información, me iba para mi oficina en “Wbeimar lo dice”, allí me sentaba, cogía unas tijeras y pegante; en   Wbeimar lo Dice siempre contaba con la ayuda de mis compañeros de trabajo: Hernán Gómez (Que en paz descanse), Luis Fernando Gómez, Don Juan Manuel Serna, Jorge Carrasquilla y Fernando Carmona.  Yo tenía las ideas, pero ellos le ponían el toque de humor a los artículos; una vez organizado todo,  escribía a maquina cada una de las noticias para luego recortarla, pegarla y ponerle fotos que compañeros de estos 3 medios me prestaban.

Cuando ya tenía lista la hoja tamaño oficio, por cuenta propia copiaba 50 ejemplares que luego me llevaba para mi casa a “echarle” color a las fotos.  Fue tal el éxito de este “Semanario”, que todos los días los empleados de de estas compañías me llamaban para contarme tal o cual suceso que le había pasado a èl o un compañero.

“El Extra” tomó fuerza, tanto que a la vuelta de caracol había un restaurante llamado Chocozuelas y le vendí publicidad, al punto que la publicación me dio para abastecerme de alimentación durante muchos tiempo.  Infortunadamente para El extra, pero afortunadamente para mí, a comienzos de marzo de 1996 en RCN radio se gestaba un proyecto de humor llamado La Zaranda, el cual, para dicha mía fui llamado.

El primer año lo realizamos desde Medellín, pero al año nos fuimos para Bogotá, manejaba la producción del programa y las relaciones públicas a la vez que le hacía prensa a artistas de la capital.  Fue una gran experiencia, En el programa compartí trabajo con Tola y Maruja, Vargasvil, Los Marinillos, Jorge Carrasquilla, Marco Aurelio Álvarez, “El Descachado”, Cesar Augusto Betancur “Pucheros”, “Caneca” y Luz Amparo Álvarez “Amparito”.

Pero volvamos a ver que pasaba con “El Extra”; esa misma semana de la llamada para La Zaranda, el gerente de Caracol para la época, el doctor Arrastía, Hijo de don Julio Arrastía, me citó en su oficina para informarme que debido al éxito con mi semanario y a la integración que había operado El extra en los empleados de la compañía, Caracol Medellín estaba en disposición para ayudarme con algunas cosas que necesitaba: Yo Quería entregar premios a los empleados del mes, el mejor compañero, el más puntual, el más alegre, entre otros.

La última semana del mes de febrero del 96 salía el último ejemplar de El Extra. Desde ese año, me di a la tarea de volver a hacer mi semanario, pero esta vez agrupando a todos los medios del país. Este sueño se hace realidad ahora luego de 13 años. Con ustedes…