Mundial 2022: ¿Forma el fútbol parte de la cultura de Qatar?.

Camellos y sus cuidadores, durante una carrera con estos animales, parte de la cultura qatarí. Foto: Karim Jaafar / AFP

El país anfitrión se esforzó en cumplir con las expectativas del mundo futbolístico. ¿Puro negocio o es este deporte una verdadera pasión en el emirato?.

“¡Bienvenida sea la FIFA, bienvenida a Qatar! ¡Te amamos, oh nuestro país Qatar!”, cantan en inglés y árabe chicos con banderas de los países que participan en el Mundial, en pequeñas embarcaciones que navegan por uno de los ríos artificiales del nuevo distrito de Qanat, al norte de Doha.

Hay más de 36 grados, la humedad supera el 60%, pero nada los detiene. Aparte de estos jóvenes que intentan hacer un vídeo para el día D, no hay ni un gato en las calles de la capital, salvo, como cada día, los trabajadores inmigrantes de la construcción.

En estas condiciones climáticas, uno sólo puede preguntarse: ¿cómo se puede practicar deporte al aire libre, y en este caso el fútbol en medio del desierto? ¿El fútbol forma parte de la cultura qatarí tanto como las carreras de camellos o es sólo una oportunidad?

¿El fútbol forma parte de la cultura qatarí tanto como las carreras de camellos o es sólo una oportunidad? Foto: Karim Jaafar / AFP

El fútbol es sagrado

En los cafés de Doha, mientras se conversa con los taxistas o los porteros de los centros comerciales, todo el mundo es unánime: aquí el fútbol es sagrado.

“Vemos todos los partidos de todas las ligas”, exclama Richard, originario de Ghana. “Y Qatar es sin duda el mejor equipo de la Península Arábiga“, añade Ahmad, un indio de 22 años que se ha vuelto muy “patriótico”. Hombres o mujeres, jóvenes o mayores, la pelota redonda parece ser la elección unánime.

¿Efecto del Mundial? Parece que no, ya que los estadios están permanentemente llenos, según los aficionados, y los partidos “Al derby” y “Al klasiko” entre los clubes más grandes del país fascinan a los qataríes.

Hay incluso un equipo femenino, aunque no es muy popular entre los conservadores qataríes. En los cafés y hoteles de la capital se proyectan en pantallas gigantes los principales campeonatos de fútbol extranjeros.

El imponente estadio Lusail de Qatar, en medio del desierto. Foto: Reuters

“En Qatar hay pasión por el fútbol”, afirma Raphaël Le Magoariec, doctorando en el Equipo Mundo Árabe y Mediterráneo (EMAM) de la Universidad de Tours e investigador de las políticas deportivas en los países del Consejo de Cooperación del Golfo. Una cultura y una pasión ciertamente más recientes que en otros países, pero que tiene historia.

Los inmigrantes son la punta de lanza del fútbol qatarí.

Fue a finales de la década de 1940, al comienzo del desarrollo de la industria petrolera, cuando el fútbol hizo su aparición en el pequeño emirato, con la llegada de trabajadores extranjeros procedentes del mundo árabe (entre ellos muchos egipcios), donde el fútbol ya estaba muy presente.

Las interacciones entre estos trabajadores hicieron que Qatar se interesara por el fútbol. Gracias a los ingresos del petróleo, el fútbol pudo institucionalizarse, especialmente cuando el país se independizó en 1971.

Escultura en el estadio Lusail, en Qatar .Foto:Reuters

“El deporte es una oportunidad para reunirse en torno a la figura del emir“, señala Raphaël Le Magoariec. Y a partir de la década de 1980, el equipo qatarí registró sus primeros “éxitos” en la escena internacional, especialmente contra Francia en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984 (2-2).

“En los años 90 se produjo un gran avance. La población se enriqueció, aparecieron los centros comerciales y el deporte interesó menos. El padre del emir decidió entonces acelerar las cosas para ser más poderosos”, continúa el investigador.

Algunos miembros de la familia gobernante comenzaron a inyectar parte de su riqueza en los clubes locales. Fue también en esta época cuando se creó la Aspire Academy, un gigantesco centro de formación dirigido a su vez por grandes nombres del fútbol mundial, que formaría a jugadores de todo el mundo naturalizados en función de su rendimiento (el 90% de la población qatarí es extranjera).

Este programa de selección se extendió también a África, América Latina y Asia. El fútbol qatarí se volvió cada vez más atractivo. El exentrenador del París Saint-Germain, Laurent Blanc, fue nombrado entrenador del Al-Rayyan desde diciembre de 2020 hasta febrero de 2022; en 2019, Qatar ganó la Copa de Asia gracias a su selección, excesivamente entrenada.

Un símbolo de identidad

Si bien el deporte, y en particular el fútbol, es una herramienta del soft power del emirato desde los años 90, sigue siendo un “símbolo de identidad muy popular”, añade Raphaël Le Magoariec.

Un cuidador de camellos durante una carrera con estos animales, en Al-Shahaniya, Qatar. Foto: Karim Jaafar / AFP

Un cuidador de camellos durante una carrera con estos animales, en Al-Shahaniya, Qatar. Foto: Karim Jaafar / AFP.

Por: CLARIN