Lista la tributaria que recaudará 80 billones de pesos en cuatro años.

Después de más de 10 horas de sesión, la plenaria dio luz verde a la reforma tributaria. La conciliación se realizaría el 15 de noviembre.

Una tarifa diferencial de renta del 30 % para las micro, pequeñas y medianas empresas en la reforma tributaria fue avalada por la plenaria de la Cámara de Representantes que aprobó el proyecto segundo debate.

En la sesión de este jueves, los representantes aprobaron con 87 votos a favor y 61 en contra, una reducción de la tarifa del 35 % al 30 % para las mipymes cuyos ingresos líquidos sean menores a $180 millones anuales.

No obstante, esta propuesta no contó con el aval del Gobierno nacional por lo que se deberá esperar que pase a conciliación para definir si se mantiene ya que tiene un impacto fiscal que representaría cerca de $1 billón menos de recaudo, lo que bajaría la proyección a unos $19 billones.

La plenaria de la Cámara aprobó la totalidad de los artículos de la reforma tributaria con una votación de 125 contra 20. Se radicaron 14 nuevos artículos  con aval del Gobierno y más de 90 proposiciones sin aval.

Durante la sesión David Racero, presidente de la Cámara, resaltó el compromiso de los legisladores tras completar las más de 10 horas de debate en el segundo día de plenaria.  “Es una reforma con criterio ambiental, progresiva y ayudará en la lucha contra la evasión”, señaló.

Uno de los temas que generó mayor debate fue la no deducibilidad de las regalías de las empresas del sector de petróleo y carbón, la cual se mantuvo en el proyecto que pasa a conciliación que se realizaría el 15 de noviembre.

También sigue la sobretasa de renta en función del aumento de los precios internacionales. Para el petróleo este impuesto es progresivo de 5 %; 10 % y 15 %, y para el carbón de 5 % y 10 %.

También se aprobaron los impuestos a ganancias ocasionales por seguro de vida y los servicios profesionales en los que predomine el factor intelectual sobre el material, incluidos los servicios de profesiones liberales al régimen simple con umbrales y tarifas específicas.

Por 130 votos a favor contra 49, la corporación avaló el pago del impuesto de renta y complementarios de un 3 % para las plataformas digitales de música, televisión y transporte, excluyendo del tributo a los servicios de educación en línea.

La plenaria también avaló el impuesto a los plásticos de un solo uso cuya entrada en vigencia quedó para julio de 2023.

La corporación dio luz verde a que las altas pensiones quedaran sin impuestos, baja la tarifa máxima del impuesto a dividendos del 39 % al 20 % y su retención del 20 % al 15 %. Se establece un impuesto al patrimonio permanente desde los $2.700 millones con el 0,5 %.

Juan David Velasco, socio de Impuestos y Tributación de Baker McKenzie, dijo que el segundo debate  a la reforma fue muy precario en las plenarias, especialmente en el Senado. 

“Fueron 12 horas en las cuales, los congresistas se centraron en proposiciones que tenían más impacto político que realidad económica. Por ejemplo, ignoraron el estudio que hizo Fedesarrollo sobre el impacto que podría generar la aprobación de la no deducibilidad de las regalías para el sector extractivo y no se tomó en serio el debate de la tasa efectiva de tributación o la presencia económica significativa”.

José Daniel López, director de Alianza In, dijo que lo ideal era que no pasara el impuesto digital, pero destacó la reducción de la tasa del 5 % al 3 % sobre el ingreso bruto que comienza en 2024.

Por: EH