Lula supera a Bolsonaro en una elección reñida y se convierte en presidente de Brasil.

El expresidente obtuvo 50,7% de los votos en la segunda vuelta.

El expresidente brasileño Luis Inácio Lula da Silva derrotó el domingo al actual mandatario Jair Bolsonaro en unas elecciones que culminaron el sorprendente retorno del líder izquierdista y el fin del Gobierno más derechista del país en décadas.

Lula obtuvo el 50,8% de los votos frente al 49,2% de Bolsonaro con el 99,1% de las máquinas de votación escrutadas, lo que según el Tribunal Supremo Electoral es suficiente para “definir matemáticamente” el resultado de la contienda.

La votación fue un reproche para el ardiente populismo de extrema derecha de Bolsonaro, que surgió de las bancas del Congreso para forjar una novedosa coalición conservadora, pero que perdió apoyo luego de que Brasil tuvo una de las peores cifras de muertos de la pandemia del COVID-19.

Lula ha prometido volver al crecimiento económico impulsado por el Estado y a las políticas sociales que ayudaron a sacar a millones de personas de la pobreza cuando gobernó Brasil de 2003 a 2010.

Además, se comprometió a luchar contra la destrucción de la selva amazónica, la peor en 15 años, y convertir a Brasil en un líder en las negociaciones mundiales sobre el clima.

Su victoria consolida una nueva “marea roja” en América Latina, después de las históricas victorias de la izquierda en las elecciones de Colombia y Chile, haciéndose eco de un cambio político regional de hace dos décadas que introdujo a Lula en la escena mundial.

Antiguo líder sindical nacido en la pobreza, Lula organizó huelgas contra el Gobierno militar de Brasil en la década de 1970. Su presidencia de dos períodos estuvo marcada por un auge económico impulsado por las materias primas y dejó el cargo con una popularidad récord.

Sin embargo, su Partido de los Trabajadores se vio enlodado posteriormente por una profunda recesión y un escándalo de corrupción sin precedentes que le llevó a la cárcel durante 19 meses por condenas de soborno, que fueron anuladas por el Tribunal Supremo el año pasado.

En su tercer mandato, Lula se enfrentará a una economía en declive, a restricciones presupuestarias y a una legislatura más hostil. Los aliados de Bolsonaro forman el mayor bloque en el Congreso después de que las elecciones generales de este mes revelaron la fortaleza de su coalición conservadora.

Bolsonaro ha hecho repetidas denuncias de fraude electoral y el año pasado habló abiertamente de negarse a aceptar los resultados de la votación.

Las autoridades electorales se están preparando para que él dispute el resultado, dijeron fuentes a Reuters, incluyendo preparativos de seguridad en caso de que sus partidarios salgan a las calles.

La votación es electrónica y los resultados se anunciaron dos horas después del cierre de los colegios electorales, a las 17.00 hora local (2000 GMT).

Lula asumirá el cargo el 1 de enero.

Por: FORBES