Faltó poco: Colombia perdió por la mínima y es subcampeona del mundial femenino sub-17.

Foto: EFE

El autogol de Ana María Guzmán fue el único tanto del encuentro.

Un gol en el minuto 82 en propia puerta de la selección colombiana dio a España este sábado en la India su segundo Mundial sub-17 femenino consecutivo.

El partido se resolvió de la peor manera para Colombia, con un gol que subió al marcador en el minuto 82 cuando, tras un centro que se paseó por el área sudamericana, remató un jugadora española y el balón rebotó en la colombiana Ana Guzmán, que estaba en el suelo.

Colombia ha vivido con orgullo su primera final futbolística en un torneo de la FIFA, la protagonizada por la Selección Femenina sub’17 en el Mundial de India, a pesar de que finalmente la gran figura Linda Caicedo y el resto de las cafeteras se tuvieron que conformar con la plata.

A pesar de la hora -las 9.30 de la mañana el día después de las grandes celebraciones de Halloween- centenares de personas se han agrupado en las plazas de Colombia donde se han habilitado pantallas para seguir el partido contra las españolas.

También en Villagorgona, el pueblo del Valle del Cauca de donde es natural Caicedo y en el que su familia y los vecinos se han agrupado para animar a su mejor exponente.

La madre de Caicedo, Herlinda Alegría, está feliz de ver a su hija con solo 17 años representando al país en lo más grande, aunque no niega que está “triste porque las niñas lo dieron todo y el título se nos fue de las manos”, subrayó a EFE.

Apoyo en las calles

Desde muy temprano empezó el desfile de camisetas amarillas por las calles de Medellín, plaza poderosa para el fútbol femenino en el país, donde surgió el club Formas Íntimas, que esculpió a Mary José Álvarez y Yesica Muñoz, dos de las figuras en el Mundial de India.

“Llevábamos 35 años soñando con este momento”, ha repetido Liliana Zapata, fundadora de ese club que encarna del fútbol femenino en Colombia.

El punto más concurrido fue a unos metros del estadio Atanasio Girardot, donde Matea Escudero llegó temprano para poder disfrutar del espectáculo en pantalla grande con su nieto menor, Jerónimo.

Para la fiel seguidora de la Selección y del Atlético Nacional, que disfrutó con las atajadas de la portera Luisa Agudelo, su “favorita”, el resultado en la final terminó siendo una simple anécdota después de unos días soñados para los hinchas colombianos.

“Son unas berracas, consiguieron lo que los hombres no fueron capaces: llegaron a una final del mundo. Me llenan de un orgullo impresionante. Juegan demasiado bien las muchachas”, comentó a EFE Matea.

En la Plaza de los Hippies, donde se ha congregado la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, las familias que salían a pasear en un inusual domingo despejado y los ciclistas se acercaban a la pantalla donde una batucada animaba el partido donde, a diferencia de la emoción que suele causar los choques masculinos, no había apenas arengas ni gritos, pero sí caras serias.

“Es un gran logro lo que han hecho estas niñas de la sub’17 y un ejemplo para las juventudes y también para las mayores; hay que dejar todo por la camiseta”, aseguraba a EFE Juan Ricardo Borda, uno de los seguidores que ataviado con gorra, camiseta y pañuelo de la Selección ve el segundo puesto “como un triunfo”.

Esperado apoyo institucional

El equipo llegó a la India bajo el firme liderazgo de Caicedo, quien este año ha sacado el pecho por la Selección sub’20 y la mayor con grandes resultados, a pesar de una casi total falta de apoyo institucional.

Sin embargo, aunque todo este equipo de jóvenes profesionales ha conseguido lo que ninguna otra selección colombiana, ni siquiera la llamada dorada masculina, ha logrado: meterse en una final.

“Gracias muchachas por hacer historia, por entregarlo todo en la cancha y llenarnos de orgullo. Gracias por inspirar a miles de niñas y mujeres”, dijo la vicepresidenta colombiana, Francia Márquez, quien siguió el partido desde la casa con la camiseta amarilla puesta.

El presidente Gustavo Petro también aseguró que se le llena “el corazón de orgullo y admiración”, pero aprovechó la ocasión para pedir que “como sociedad nos comprometamos con la profesionalización de todos los y las deportistas”.

Fuera de la cancha, las jugadoras se enfrentan a miles de dificultades para poder dedicarse al fútbol de forma profesional, precariedad e incluso han llegado a denunciar abusos -las mayores- por acoso sexual por parte de quien fue en 2019 director técnico, Didier Luna.

También comentarios reiterados de los directivos del fútbol de que son “amateurs”. Pero estas “amateurs” han dado a Colombia lo que ningún “profesional” le ha dado: una medalla de plata en un Mundial.

Por: FORBES