Bogotá, Tunja y Villavicencio, las ciudades donde más subió el Índice del Pollo Asado.

De siete urbes evaluadas por el índice del pollo asado, cuatro tuvieron una ligera disminución en el costo promedio, mientras que en la capital la media subió más de 13%

Agosto viene de cerrar con inflación de 10,84%, hoy el costo de vida de los colombianos es el más alto desde el año 2000, y mañana el Dane publica la actualización del IPC para septiembre, la cual el mercado financiero estima que podría superar el nivel de 11% por la presión en los alimentos. Esto va en línea con la nueva entrega del Índice del Pollo Asado de LR, un indicador que mide la variación de precios con base a este plato que se consume en todas las regiones.

El indicador hace un sondeo con asaderos de Medellín, Cartagena, Cúcuta, Cali, Villavicencio, Bogotá y Tunja.

El resultado al corte de la revisión hecha este 3 de octubre, mostró que el precio promedio de las siete ciudades llegó a $34.371, hace un mes, este nivel estaba en $33.747, es decir un encarecimiento de 1,8%.

Bogotá es la capital que tuvo la mayor alza con 13,17% y un costo promedio de $35.800. Este valor estaría 4,16% por encima de la media nacional ($34.371).

La capital también se posicionó con el precio promedio más alto del país ($35.800), siendo solo superada por Medellín ($38.300). Aunque Bogotá estuvo entre las urbes más económicas para comer este plato en las primeras ediciones del índice, ha tenido un alza de 5,43% desde julio.

Tunja fue la segunda ciudad con mayor variación (5,53%), llegando a $33.100 en promedio durante septiembre. Esto va en línea con el dato que había presentado el Dane en la división de alimentos y bebidas no alcohólicas, pues en lo corrido del año es la tercera ciudad con el IPC más alto, llegando a 21,69% en este rubro.

Las otras cinco ciudades evaluadas tuvieron una ligera disminución en el costo promedio. Cartagena fue la ciudad que tuvo mayor decrecimiento (-3,78%), aunque su precio se mantiene muy cercano a la media nacional con $33.966. Le siguen Cúcuta (-0,85%), Cali (-0,42%) y Medellín (-0,26%).

Aunque la variación fue mínima en la capital de Antioquia, sigue teniendo el precio más alto para comprar un pollo asado de las ciudades evaluadas con un promedio de $38.300.

Las ciudades con el costo más barato fueron Cali ($31.300), Tunja ($33.100), Villavicencio ($33.100), Cartagena ($33.966) y Cúcuta ($34.833).

Esta situación va en línea con la información del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) del Dane, ya que el pollo entero congelado sin vísceras pasó de costar $8.912 en promedio a $9.638, con una variación de 8%. En esa línea, el pollo entero fresco sin vísceras tuvo un alza de 17%, tras pasar de $9.219 a $10.774.

“El pollo asado continúa siendo la comida rápida preferida por los colombianos. El precio se viene manteniendo en los últimos meses; no obstante, los complementos con los que viene acompañado han tenido un fuerte incremento que ha aumentado el precio de todo el combo”, explicó Gonzalo Moreno, presidente ejecutivo de Fenavi.

A lo largo del año la industria se ha visto afectada por las presiones inflacionarias; la soya y el maíz, las materias primas más utilizadas para alimentar a los pollos, subieron casi 80% el costo de producción.

Henry Vanegas, gerente general de Fenalce, aseguró que “la industria de balanceados, avícola, porcícola, láctea, cárnica, entre otros, son exentos de IVA. Hay más favorecimientos hacia el sector pecuario que hacia el agro; dentro de las mismas cadenas no hubo un arancel plano e igual para todos los eslabones”.

Algunas compañías como Pronavicola hicieron un estimado suponiendo que la tasa de cambio seguirá alrededor de $4.400.

“El costo de producción durante 2022 va a seguir por las nubes, las bases y los futuros de maíz y de soya no han cambiado su curso ascendente, están estabilizados por lo alto”, dijo Rafael Serrano, presidente de la entidad.

Por: LR