Un mes de Gobierno: estos son los ‘tropiezos’ con los que se ha encontrado el ejecutivo.

Presidente Gustavo Petro - Foto: Presidencia de la República

El escándalo de Álex Flórez, las declaraciones de la ministra de Minas, y la violencia. Estos son los primeros tropiezos.

El gobierno del presidente Gustavo Petro ha dado una noticia diaria desde que inició su gestión. Todos los sectores relevantes del país se han visto impactados de una u otra forma por anuncios, en algunos casos poco preparados, y, en otros, bajo discusiones extensas y técnicas que han estado dispuestas pare el debate académico de profundidad. En la mitad, hay representantes del Pacto Histórico que están poniendo en problemas al ejecutivo.

Dentro del grupo de proyectos estructurados y dispuestos para la discusión pública, está la reforma tributaria, que ha tenido la participación de todos los sectores de la economía y la buena recepción del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo. Allí, desde los empresarios de la economía naranja, hasta los del sector minero energético y los comoddities enviaron sus cuestionamientos. La ANDI y los banqueros dejaron sus comentarios y también lo hicieron los pequeños y medianos empresarios. La Asociación Nacional de Turismo le pidió públicamente al presidente mantener las exenciones para aprovechar ese segmento de la economía dentro de la política pública de paz.

Allí ha habido un debate sano, aunque del otro lado muchos empresarios están preocupados con las tasas, los dividendos y la doble tributación que, dicen, podría ser superior al 62 %, sin contar el impuesto al patrimonio y a los salarios superiores a 10 millones de pesos para las personas naturales.

Los tropiezos
Pero, en los tropiezos, hay un buen número de funcionarios que han dado declaraciones inapropiadas y que, como consecuencia de la imprudencia, desataron críticas en unos casos y problemas de orden público en otros.


La ministra de Agricultura, Cecilia López
En los últimos días la ministra de Agricultura, Cecilia López, tuvo que decir que pudo haber una malinterpretación de sus comentarios previos sobre la reforma rural. En una entrevista reciente a El Tiempo, la ministra dijo que la ganadería extensiva debía reducirse en unas 14 millones de hectáreas para pasar a cultivos productivos, y que quien “tuviera ganado en tierra muy fértil pagaría un impuesto muy alto”. La ministra hizo énfasis en la propuesta a los grandes hacendados para que vendieran parte de sus tierras al Estado con el fin de ser trasladadas a campesinos para que la cultivaran; que cambiaran de actividad; o que pagaran impuestos altos por la improductividad. Una propuesta con tres enfoques.

Sin embargo, en el Cauca y otras regiones, esas palabras parecen haber tenido un eco diferente y hoy hay un enorme problema al borde de un conflicto violento por invasiones de tierras de indígenas que se disputan cientos de hectáreas con campesinos, comunidades afro y empresarios que ratifican ser los dueños legítimos de esas propiedades privadas. El último comunicado de un grupo de la CRIC dice con claridad: “Ya se cumplió el plazo de las 48 horas y no nos vamos”.

El ministro del Interior, Alfonso Prada
“El que entendió, entendió”, dijo justamente el ministro del Interior, Alfonso Prada, en un evento en el Cauca en el que se disponía a tratar de calmar los ánimos para evitar un desenlace violento por las invasiones. Contrario a su propósito, el ministro hizo todo lo contrario y expresó una frase con tono amenazante que llevaba a concluir que, si el Congreso no aprobaba la reforma tributaria del Gobierno, debía haber una gran movilización social. La frase no caló nada bien en el país político y el ministro tuvo que salir a explicar, cambiando el sentido original de su premisa.


La ministra de Minas, Irene Vélez, no ha tenido días fáciles. No por su propuesta filosófica y económica sobre el decrecimiento de los países, sino por el escenario en el que la expuso. Se trataba, nada más y nada menos, que el Congreso que se desarrolla una vez al año en Cartagena presidido la Asociación Colombiana de Minería. Para muchos empresarios, como quedó evidenciado en el salón de eventos, fue increíble que la ministra les dijera a los líderes del sector que le aporta las mayores utilidades al Estado para la diversificación de los programas sociales, que debían cumplir objetivos, ya no hacia el crecimiento, sino hacia el decrecimiento.

Aunque, como explicó María Isabel Rueda en su columna de El Tiempo, en la teoría es una apuesta que suena bien en concordancia con el cambio climático y los problemas ambientales, en la práctica es sencillamente imposible financiar una agenda de gobierno progresista, como la del presidente, sin recursos. Y para eso se necesita competencia y productividad.

El escándalo de Álex Flórez 

Este es hasta ahora el escándalo más difícil que atraviesa el gobierno (se trata de un congresista del Partido de Gobierno). 

Flórez fue incluido en la lista cerrada del Pacto Histórico en un lugar prevalente sobre otros nombres que había pedido incluir la vicepresidenta Francia Márquez y que representaban a comunidades afro. Su inclusión se dio como una cuota del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, de quien Flórez es fiel escudero. El senador hizo su carrera política en el movimiento estudiantil, en donde se sentó junto a Jennifer Pedraza a negociar con el gobierno Duque y la entonces ministra, María Victoria Angulo. Luego regresó a Medellín para hacer campaña al Concejo y quedó elegido. Como concejal tuvo varios escándalos. Entre ellos el choque de por lo menos dos camionetas públicas que estaban a su servicio para protección. De esos incidentes no se tuvo muchas explicaciones. 

Pero, el más grave de todos, está relacionado con el escándalo en Cartagena y una mujer que pudo entrevistar este noticiero. De acuerdo con su versión, Flórez se habría acercado hasta la torre del reloj, vio caminar a la trabajadora sexual y la llevó al Hotel Caribe en donde se hospedaba. Luego, en estado de embriaguez, insultó a varios policías que llegaron hasta allí porque la joven, aparentemente de 19 años, no pudo entrar a la habitación por políticas del hotel. Flórez pidió perdón, pero dijo que no va a renunciar a su curul. En el Pacto Histórico hay división alrededor de la solución. 

La violencia

En este casi mes de Gobierno, el presidente ha tenido que enfrentar la realidad de las regiones de Colombia. Solo el fin de semana apareció la cabeza de un hombre en una región de Antioquia, otras tres más fueron asesinadas en Caucasia y hubo una masacre de siete policías en el Huila. Con esa realidad, y mientras que el presidente busca encontrar argumentos para darle desarrollo a las reformas que posibiliten la paz total, el Gobierno ha tenido que enfrentarse a varios tropiezos que han hecho el día a día de la administración. 

Lo más próximo es la reforma tributaria y la presentación de las reformas en el Congreso para el acogimiento de las “estructuras”, en donde la pregunta definitiva será cuántos años de cárcel van a proponerse para quienes decidan adherirse a la “paz total”.

Por: NOTICIAS RCN