Susanita: amor que sabe a empoderamiento femenino.

  • En una sociedad que aún no estaba acostumbrada al emprendimiento y la autonomía financiera de las mujeres y mucho menos a aceptar el divorcio, en 1982 Susanita Posada sacó adelante una empresa que hoy genera 420 empleos directos. 
  • Lo que comenzó con tostadas vendidas puerta a puerta a vecinos y conocidos, hoy es una de las más grandes panificadoras del país y el camino trazado por una mujer que inspira a cientos de mujeres en Colombia.
  • Actualmente el 75% de sus colaboradores son mujeres, pues la empresa le apuesta a construir país desde la inclusión no sólo de género sino social, religiosa, racial, poblaciones diversas, trabajando por disminuir cualquier tipo de discriminación.

Hace cuarenta años, luego de trece años de matrimonio, Susanita Posada se enfrentó a un divorcio del que le quedaron sus cuatro hijos, una casa en el barrio la Alameda de Medellín y un Renault 4 blanco. Su exesposo, un reconocido odontólogo de la ciudad, siempre fue un buen padre, pero ya no estaba allí con ellos y aunque jamás faltó a la responsabilidad de ver por sus hijos, esto era suficiente apenas para vivir.

Esta situación hizo que en Susanita comenzara a despertarse ese gen emprendedor que traía de cuna, heredado de su padre, quien fuera el reconocido comerciante paisa Jesús Posada Correa, dueño del acreditado almacén La Parisina, ubicado en el centro de la ciudad a mediados del siglo XX.

Comenzó transcribiendo trabajos a máquina para estudiantes a 20 pesos la hoja, y aunque su pulcritud y excelencia la llevaron a gozar de tan buena reputación como para copar sus días y noches sentada frente a la máquina de escribir, los ingresos no eran suficientes, así que los martes y los jueves empezó a dictar clases de cocina en su casa. Un día una prima le enseñó la receta para hacer pan casero. 

En una hoja apuntó lo que hoy se conserva todavía como un tesoro en las instalaciones de Tostaditos Susanita S.A.S.: la fórmula de las tostaditas crocantes, deliciosas y adictivas que muchos han querido copiar, pero nunca han logrado igualar.

Ha sido mucha el agua (con harina, huevos y un par de secreticos más) la que ha cruzado debajo del puente durante estos cuarenta años, en los que pasó de ser una mujer sola, con lágrimas en los ojos y con la esperanza puesta en Dios “Lloré durante 10 años y no me da pena decirlo” le reconoce esta mujer al “poeta de la gastronomía” Tulio Recomienda; a ser una empresaria cuyos productos hoy se distribuyen por toda Colombia e incluso, se exportan a varios países.

Ahora son sus hijos Andrés y Lina Peláez quienes se encargan de los negocios. «Yo, me dedico a consentir a mi gente» dice Susanita Posada, a sus susanitos y susanitas como llama a todos y 

cada uno de los 420 empleados que tiene bajo su amor y cuidado. De estos, más del 50%, son mujeres cabeza de hogar, el 75% son mujeres y desde el liderazgo de Susana Posada se trabaja por construir país a través de la inclusión en todos sus aspectos.

Andrés Peláez Posada, su segundo hijo, gerencia con habilidad «UNA EMPRESA SOSTENIBLE QUE SORPRENDE CONTINUAMENTE Y CRECE CON AMOR». Ese es el lema que enarbola con orgullo mientras mira hacia un futuro prometedor, pues hoy iguala en capacidad y calidad a las mejores empresas del mundo y viene creciendo a doble dígito en los últimos dos años.

«Yo sueño con que, en el futuro, esto sea un patrimonio nacional, así como uno que ahora habla de Ferrocarriles de Antioquia, Tejicóndor… sueño con que Tostaditos Susanita se vuelva una empresa de toda una vida, y que lo que hizo mi mamá sea replicado por otras mujeres». Dice Lina Peláez Posada, tercera hija de Susanita quien hoy es la encargada de las finanzas de la compañía y de encaminar el trabajo social que desarrollan apoyando a las fundaciones Santiago Corazón y Saciar, de modo que cuando alguien compra un producto Susanita está apoyando la alimentación de más de 1600 niños y ancianos por año y aportando en el acompañamiento de niños y familias de pequeños con problemas del corazón.

Susanita Posada es sin duda, una mujer pionera en el emprendimiento femenino en Colombia, especialmente en Medellín, una ciudad en la que actualmente según Fenalco Antioquia, el 50% de las empresas que se crean, son desarrolladas y gestadas por mujeres. Para celebrar estos 40 años de vida empresarial la compañía además de una renovación de imagen lanzará un libro conmemorativo con la historia de inspiración de esta empresaria y dará a conocer su nueva línea de snacks saludables a base de cereales y leguminosas, sin gluten..

Celebrando con Susanita, una historia de la vida real.