‘Rutas de Siembra’ le cumplió al campo.

  • El proyecto agroturístico de cooperación internacional ‘Rutas de Siembra’ finalizó con éxito con la entrega de un diploma simbólico a cada uno de los beneficiarios. 
  • Con una inversión cercana a los 500 millones de pesos, este proyecto favoreció a 25 campesinos y a un emprendimiento de vino de la zona de influencia del Hotel y Parque Ecológico Piedras Blancas de Comfenalco Antioquia.  
  • ‘Rutas de Siembra’ brindó capacitación, mejora de cultivos a los agricultores; así como comercialización de hortalizas y un producto turístico que beneficia a los campesinos.
  • La estrategia incluyó un componente pedagógico de cuidado ambiental y respeto por el campo, que impactó a 1.012 personas. 

Desde hace tiempo, José María Bernal y su esposa Eliana Montoya querían emprender con productos de la tierra y cada que admiraban los cultivos de mora de sus vecinos en el corregimiento de Santa Elena de Medellín soñaban con hacer de esa fruta silvestre algo distinto a mermelada y torta.  

Él recordó que su abuela hacía vino con mora y con la misma fórmula de sus ancestros inició su negocio familiar en 2013. Casi una década después, su producto se reconoce por ser un vino dulce exquisito, original y el único de mora certificado en Antioquia. 

Se trata de Enamora, un emprendimiento que estuvo a punto de cerrar en 2021 por las pocas ventas y los altos impuestos. No obstante, antes de llegar a ese punto, recibió apoyo del proyecto agroturístico de cooperación internacional ‘Rutas de Siembra’, que le brindó una oportunidad para comercializar este vino de mora dulce. 

Al igual que Enamora 25 campesinos de 10 fincas de la zona de influencia del Hotel y Parque Ecológico Piedras Blancas recibieron apoyo educativo y económico con la promesa de sacar adelante sus cultivos y emprendimientos para dejarles a sus hijos un legado e incentivar el relevo generacional en el campo.

 

‘Rutas de Siembra’ finalizó este miércoles con una inversión cercana a los 500 millones de pesos, financiados por Ayuntamiento de Barcelona, gestionados por la ONG Antioqueños Unidos en Cataluña por Colombia y ejecutados por Comfenalco Antioquia.  

Lina Noreña Álvarez, coordinadora del proyecto por parte de Comfenalco Antioquia, explica que ‘Rutas de Siembra’ cumplió el objetivo de desarrollar un proceso que protege los legados ancestrales del cuidado de los suelos, de la alimentación saludable, de la protección del medio ambiente y de la valoración del agricultor.  

El proyecto cerró con un homenaje a los campesinos beneficiados que incluyó una entrega simbólica de un diploma que resaltó los valores destacados de cada uno de los agricultores como perseverancia, calidez, resiliencia, tradición, sabiduría, unión familiar, lectura del territorio, cuidado del medio ambiente y pasión. 

También se entregó un diploma otorgado por el SENA sobre la formación en Estructuración de Modelos de Negocio Verdes e Inclusivos y el Fortalecimiento en Mercadeo y Ventas, un estudio que les sirvió para mejorar sus negocios y ampliar sus conocimientos.  

Alianzas con propósito 

Gracias a alianzas con entidades nacionales e internacionales capacitaron a los campesinos, les mejoraron sus parcelas y diseñaron un producto turístico en sus fincas que hace parte del portafolio comercial de la Agencia de Viajes de Comfenalco Antioquia. “Logramos convenios con 10 establecimientos comerciales para la compra de hortalizas y la promoción de la ruta turística que soluciona practicas sostenibles y apoya la economía campesina”. 

‘Rutas de Siembra’ también gestionó una estrategia pedagógica para sensibilizar a las nuevas generaciones sobre la importancia de apoyar los cultivos de los campesinos para aumentar el relevo generacional en la agricultura y comprar orgánico para disminuir el cambio climático, que impactó a 1.012 personas, entre ellas, a 886 niños y niñas de instituciones educativas y a 126 integrantes de organizaciones ambientales. 

El acompañamiento a los campesinos no termina aquí, deja una hoja trazada para que se sostengan en el tiempo y salgan adelante con sus cultivos y emprendimientos hechos a base de hortalizas y frutas. 

“Con este vino de mora dulce, buscamos cambiar la percepción tradicional de los vinos, innovando con frutas propias de nuestra tierra. La esencia de Rutas de Siembra es incentivar los cultivos ancestrales y proteger la labor campesina”, finaliza la emprendedora Eliana Montoya.