Que su vehículo cuide al planeta: ‘ABC’ sobre la importancia de la prueba de gases contaminantes.

La medición para saber el nivel de emisiones de un vehículo se realiza con un equipo especial, introduciendo una sonda de muestreo en el tubo de escape. Se chequea el silenciador y los sistemas de combustión y recirculación. Fotos: 123 RF / El País

La regulación de gases contaminantes en los vehículos es una medida que rige en el país desde el año 2002 y que tiene como objetivo reducir los índices de contaminación ambiental por agentes como el dióxido de carbono y el monóxido de carbono.

Para ello, se creó la prueba de emisión de gases que hace parte de la Revisión Técnico Mecánica, la cual debe realizarse cada año en un Centro de Diagnóstico Automotor, CDA, siendo este el único ente autorizado y especializado para ese fin.

Andrés Felipe Marroquín, ingeniero del Centro de Diagnóstico Automotor del Valle, explicó que es muy importante que el propietario del vehículo esté al día con la revisión de su automotor, pues de esta manera no solo puede evitar un accidente, sino que contribuye a minimizar la contaminación del aire.

La prueba de emisión de gases tarda solo entre 5 y 10 minutos, por lo que el tiempo es mínimo y los beneficios son muchos.

Tal como lo advierte el ingeniero Marroquín “ de no llevar este control, el vehículo no podrá circular hasta que corrija la falla de combustión”.
Por su parte, el ingeniero Hans Tenorio, del CDA Autolisto del Valle, indicó que los límites máximos de emisión permisibles fueron establecidos por el Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, a través de la Resolución 910 de 2008 y que varían de acuerdo al año de la matrícula.

Según la norma, por ejemplo, en los 2021 accionados con gasolina y en los convertidos a gas natural vehicular, sus límites de monóxido de carbono permitidos son de 1,0 ppm y los de hidrocarburos, 200 ppm.
Según Tenorio, el carro que no cumpla con estos límites debe ser revisado para buscar qué tipo de falla presenta y corregirla inmediatamente.

En cuanto al tiempo que debe pasar para someter el automotor a dicho examen, lo ideal es que si es nuevo, se cuenten 6 años desde la fecha de la matrícula para hacer la primera revisión y de ahí en adelante cada año. Esto para carros particulares.

Para los de servicio público, en cambio, la primera prueba se realiza a los dos años y de ahí en adelante cada 6 meses.

Cuando el vehículo no cumple con todas las condiciones, Tenorio advierte que se rechaza en la prueba y que el propietario tiene quince días calendario desde la fecha en la que se realizó la inspección para que le haga los arreglos necesarios y regrese al Centro de Diagnóstico a efectuar las pruebas faltantes.

¿Cómo se realiza la prueba?

Gases contaminantes carros

Los límites de emisión permitidos varían de acuerdo con el año de la matricula del vehículo.

Según explican los expertos, esta prueba consiste en subir el motor hasta el corte de inyección con aceleración en vacío para iniciar el proceso en el que se recoge desde el tiempo que hay que esperar entre cada ciclo (mínimo 10 segundos en los vehículos turbodiésel) y el número máximo de repeticiones que se puede realizar (8).

“La medición se hace con un equipo especializado, introduciendo la sonda de muestreo en el tubo de escape para determinar qué tanto está contaminando el vehículo. Allí se revisa que el silenciador o el tubo de escape no estén rotos y que el carro se mantenga encendido durante el tiempo que dura la prueba. También se chequea que los sistemas de combustión y recirculación de los gases no presenten un cableado suelto”, explicó el ingeniero del CDA Autolisto del Valle.

Los gases contaminantes que libera un auto son: dióxido de carbono, monóxido de carbono, óxidos nítricos, hidrocarburos y material particulado (cenizas).

De otro lado, el ingeniero Tenorio recordó que al momento de realizar la revisión de emisión de gases, los técnicos tienen en cuenta las siguientes consideraciones:
1. El motor debe estar caliente para así evitar daños.
2. Antes de comenzar las mediciones se mantiene el motor a un régimen de 2.500 a 3.000 r.p.m. durante un minuto aproximadamente, con el fin de conseguir una temperatura óptima del catalizador.
3. En el caso de vehículos híbridos se utiliza el protocolo de encendido del motor de combustión establecido por el fabricante.

Para Acpm y motos

El presidente Iván Duque sancionó la Ley 1972 de 2019, que establece las medidas tendientes a la reducción de emisiones contaminantes al aire, provenientes de automotores que utilizan tecnología diésel y las de las motocicletas que circulan en todo el país.

Así, quedó establecido que para el combustible diésel, a partir del 1° de enero de 2023, el contenido de azufre en el Acpm se permitirá entre 15 y 10 partes por millón, ppm, y desde el 1 de enero de 2025 estos niveles no podrán superar las 10 ppm.

Estos topes de los niveles de azufre se basan en la norma Euro VI, que fue adoptada por la Unión Europea en 2007 y que establece los requisitos técnicos para la homologación del tipo de los vehículos de motor y representa una normativa de protección medioambiental que entró en vigor en 2015.

El auto que no tenga al día el control de emisión de gases será inmovilizado y el propietario tendrá que pagar una multa equivalente a 15 salarios mínimos legales mensuales vigentes, smlmv.

Por: EL PAÍS