Guerra sin cuartel por la arena: la voracidad global la convierte en el nuevo recurso en peligro.

Cada año se extraen 50.000 toneladas, según las estimaciones de la ONU

Móviles, microchips de silicio, plástico, pintura, ruedas, desde la fabricación de bebidas a la extracción de hidrocarburos, pasando por la preparación de medicamentos, paneles solares o pasta de dientes… Son solo algunos de los múltiples usos que tiene en nuestra vida la arena y que revelan que es oro en grano. Kiran Pereira, fundadora de Sandsotries.org, establece que este material «es casi como el aire que respiramos. No pensamos mucho en él, pero no podemos vivir sin él». Es el segundo recurso más utilizado en el mundo, después del agua.

A nivel mundial, la ONU estima que cada año se extraen 50.000 millones de toneladas de este material, suficientes para construir un muro de 27 metros de ancho y 27 metros de alto que dé la vuelta al planeta.

Por: ABC