Sin prebendas para el Andorra de Piqué.

El nuevo equipo de Segunda cumplirá las mismas reglas fiscales que La Liga aplica al resto de los clubes.

Con el ascenso por primera vez en su historia al fútbol profesional, el Andorra entra en un nuevo escenario deportivo que va a tener sus consecuencias en la gestión del club del Principado, del que es dueñoGerard Piqué. De sobra es conocido que el régimen fiscal y de costes a la seguridad social de Andorra es bastante más liviano que el español, lo que provoca un panorama nunca visto hasta ahora en el fútbol y en el cual LaLiga ha querido poner orden de manera inmediata, aunque aún falten más de dos meses para el inicio de la próxima temporada.

Las ventajas fiscales de Andorra suponen un agravio comparativo para el resto de clubes de Segunda división que la próxima temporada jugarán en la categoría de plata junto al equipo propiedad de Piqué.

Por eso, LaLiga ha decidido actualizar sus ‘reglas de juego’ con el objetivo de que la masa salarial del club del Principado quede contabilizada con las mismas normas que las de los demás equipos. De este modo, las notables diferencias fiscales entre España y Andorra no provocarán un desequilibrio en la competición, que es el fin que ha buscado la patronal para que todos compitan con las mismas condiciones económicas.

Residente o no residente
De este modo, en el caso de clubes con residencia fiscal en Andorra, el importe a computar como coste de plantilla deportiva estará condicionado por el modelo de retribucción. Si el futbolista o entrenador es un residente fiscal en Andora y sus retribucciones han sido pactadas en bruto, LaLiga especifica que «se calculará la retribución neta para el jugador o técnico que corresponda según el régimen tributario y de seguridad social andorrano, para estimar posteriormente el coste bruto para el club que correspondería a dicha retribución neta elevada al bruto según el régimen tributario y de seguridad social español, aplicando para ello el promedio de los tipos vigentes en las comunidades autónomas».

De este modo, los integrantes del Andorra que tengan su residencia fijada en el Principado podrán seguir beneficiándose de pagar solo un 10% de IRPF si su salario bruto es superior a 300.000 euros, y no del 47% como ocurre en la tributación española, pero LaLiga computará estos salarios acorde a la leyes tributarias españolas para que no haya diferencias en el coste de plantilla deportiva.

En cuanto a las retribuciones pactadas en neto, se estimará el coste bruto para el club que correspondería a dicha retribución neta elevada al bruto según el régimen tributario y de seguridad social español, aplicando para ello el promedio de los tipos vigentes en las comunidades autónomas. En ambos casos, «a efectos del cálculo del promedio de los tipos 52 vigentes, no se tendrán en cuenta los tipos aplicables en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla».

En los casos de jugadores o técnicos considerados como no residentes fiscales en Andorra, el coste computable se calculará de conformidad con las reglas generales habituales, por lo que ahí no hay ninguna novedad.

Por: ABC