Así se movieron Petro, Gutiérrez, Hernández y Fajardo en la última semana de campaña

Gustavo Petro, Federico Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo llegan al Día D de las elecciones presidenciales 2022.

Registraduría dice que va a garantizar la transparencia de las elecciones. Habría segunda vuelta.

Llegó la hora cero. En cuestión de horas los 39 millones de colombianos habilitados para votar podrán acudir a las urnas para elegir al próximo presidente y vicepresidente –o vicepresidenta– del país.

Las encuestas muestran que es probable que la contienda se vaya a segunda vuelta, así que lo que suceda este fin de semana será el abrebocas de tres semanas de disputas para definir al próximo inquilino de la Casa de Nariño.

Los sondeos muestran que Gustavo Petro del Pacto Histórico (40% de intención de voto, según YanHass), Federico Gutiérrez de Creemos Colombia (21%), y Rodolfo Hernández de la Liga de Gobernantes Anticorrupción (12%) tienen posibilidades de pasar a segunda vuelta, por lo que las definiciones de esta jornada están abiertas.

Los estudios de opinión mostraron a un Sergio Fajardo en el cuarto lugar (7%) a una distancia considerable de sus contrincantes. Los otros dos, John Milton Rodríguez, de Colombia Justa Libres; y Enrique Gómez, de Salvación Nacional, tienen intenciones de voto cercanas al margen de error de las encuestas.

Así que para la tarde del domingo es probable un escenario en el que Petro, Gutiérrez o Hernández pasen a segunda vuelta. Si bien el del Pacto Histórico apuesta por ganar en primera, los sondeos mostraron que no le alcanzaría para conseguirlo porque llegó a su techo de intención de voto durante el último mes.

Alianzas de último momento

Los aspirantes a la Casa de Nariño realizaron, literalmente, sus últimos movimientos de campaña, con nuevas alianzas, reuniones con sectores de la vida pública del país e instancias internacionales que participan en la contienda.

Petro y Fajardo se disputaron el apoyo del exministro de Hacienda y catedrático internacional, José Antonio Ocampo. Si bien el candidato del Pacto Histórico le estuvo coqueteando a Ocampo para que integre su equipo económico, este ratificó su apoyo a Fajardo con un tajante: “Voten el domingo por él. Es el mejor candidato y construimos el mejor programa”.

El candidato de izquierda también sumó el respaldo del exmagistrado Iván Velásquez, quien en el pasado fue el encargado de liderar casos contra Álvaro Uribe Vélez. La fotografía de Petro con Velásquez suscitó críticas del expresidente, quien les acusó de estar “politizando la justicia”.

Los galanteos llegaron también desde otros bandos políticos. Federico Gutiérrez le hizo un guiño al jefe del Partido Verde Antonio Navarro Wolf, al exalcalde de Bogotá Lucho Garzón y hasta al senador Jorge Enrique Robledo.

En un contexto en el que las últimas encuestas mostraron que Hernández tenía la una oportunidad de sobrepasar a “Fico” Gutiérrez en la intención de voto, el candidato de Creemos Colombia apuntó a un sector que fue crítico con él en el pasado y que se había mantenido al margen de la contienda o en las bases verdes de Fajardo.

Navarro, incluso, cuestionó a Rodrigo Lara Sánchez en marzo por aceptar ser su fórmula diciéndole que “Federico no es un candidato alternativo”. Así como en los intentos de Petro de sumarse a un dirigente del otro bando fracasaron, los de “Fico” tampoco llegaron a buen término.

Durante esta semana los candidatos sostuvieron reuniones con las diferentes misiones de observación electoral que aterrizaron en Colombia para la contienda y el viernes fue el turno de Gutiérrez para encontrarse con la Misión de la OEA.

Ante ese organismo el aspirante aseguró que los “grupos armados ilegales están obligando a votar por Petro en algunas regiones”, apuntando directamente al ELN y el Clan del Golfo. Petro y Fajardo cuestionaron ante esa instancia las garantías de la jornada.

Entre tanto, al bando de Rodolfo Hernández no aterrizaron políticos, sino celebridades como el comediante Piter Albeiro y el ciclista Nairo Quintana; además de la crítica de un rostro conocido entre los pasillos de la corrupción del país: Emilio Tapia.

El excontratista del escáldalo de Centros Poblados aseguró que el “ingeniero” los buscó para un presunto entramado de corrupción durante su gestión en la Alcaldía de Bucaramanga, a lo que el aspirante presidencial respondió que: “Están tan desesperados que ya se unieron Uribe, Vicky y Petro para atacarme, usando a cuanto corrupto en venta anda suelto”.

Los tres de los empresarios

Para una contienda presidencial el apoyo de los empresarios es clave y los candidatos llevan varios meses reuniéndose con representantes de diferentes sectores de la economía. El viernes se llevó a cabo la última cita de esa índole.

La Junta Nacional de la ANDI convocó a Gustavo Petro, Federico Gutiérrez y Rodolfo Hernández para pedirles que el próximo gobierno se centre en una reingeniería de la superación de la pobreza y el robustecimiento de la actividad empresarial.

Los encuentros fueron encabezados por el presidente de esa asociación, Bruce Mac Master, quien les pidió tener un diálogo social en el próximo gobierno para hacer los cambios económicos en un entorno de conversación con el empresariado.

“Debemos ser capaces de llevar a cabo una discusión amplia e inclusiva de los grandes temas como: altas tasas de desempleo e informalidad, nuevas formas de contratación laboral y aumento de la competitividad y productividad, entre otros”, reclamó el presidente de la ANDI a los tres candidatos.

Fajardo, quien en otros momentos de la campaña se sentó en la misma mesa que el empresariado, también fue invitado pero no asistió por temas de agenda, lo que termina dejando un mensaje: para el sector privado el próximo presidente está entre Petro, Gutiérrez, Fajardo o Hernández.

En todo caso, el día D de la contienda llega en un contexto en el que las campañas que van a la punta siguen sembrando duda sobre la transparencia de la jornada. Alfonso Prada, el jefe de debate de Petro, afirmó “hay motivos de sobra para vigilar las elecciones” y desde Creemos Colombia ya habían sembrado duda sobre la seguridad de este 29 de mayo.

Así las cosas, la Registraduría, en cabeza de Alexánder Vega, se enfrenta a un reto único para garantizar una jornada que dé confianza en las 102.152 mesas dispuestas en los 12.513 puestos de votación de toda Colombia.

Vega dice que están dada las garantías para las elecciones presidenciales. “Todo el proceso es susceptible de trazabilidad y cualquier inconsistencia, sea dolosa o de buena fe, es detectable en el escrutinio. Por esta razón, no hay posibilidad de fraude electoral en Colombia”, aseguró.

La participación en las urnas, la agilidad del preconteo, la cercanía de este con el escrutinio y el examen que hagan los candidatos serán los factores que definan si el electorado sintió –o no– esa confianza en medio de una elección polarizada que está por llegar a su fin .

Por: EL COLOMBIANO