“Teléfonos tontos”: el resurgir de los celulares no inteligentes en un mundo hiperconectado.

El teléfono Nokia 3310 es uno de los más vendidos, con 126 millones de unidades.

Robin West, de 17 años, es una rareza entre sus compañeros: no tiene un teléfono inteligente.

En lugar de hacer scroll por aplicaciones como TikTok o Instagram durante el día, esta joven utiliza el llamado “teléfono tonto”.

Son teléfonos básicos, con una funcionalidad muy limitada en comparación con un iPhone, por ejemplo. Por lo general, solo pueden hacer y recibir llamadas y enviar mensajes de texto.

Si hay suerte, sirven para escuchar la radio y tomar fotos muy básicas, pero definitivamente no se conectan a internet ni a las aplicaciones.

Estos dispositivos son similares a algunos de los primeros teléfonos que la gente compraba a finales de la década de 1990.