John Gress, el maestro de la voz de terciopelo, y su saludo para Elextramedios.  

Hay ideas locas que rondan en las cabezas de las personas, en la de Villada siempre aparecen algunas muy voladas, incluso pensaría uno que son muy difíciles o casi imposibles de alcanzarlas. Al final, con mucho esfuerzo, dedicación, compromiso y demasiada pasión por lo que se hace, se pueden lograr, Villada ya lo ha comprobado.

Marcelo Montoya Acevedo

Colaboración especial para ElExtramedios

@chelomontoya

Días antes de que al mundo digital llegara www.elextramedios.com, a Villada se le ocurrió que podía entrevistar a una de las voces más prestigiosas de habla hispana que se encontraba radicada en Estados Unidos y que era un hombre con todos los pergaminos de éxito que se pudiera tener: el afamado John Gress.

Este cubano nacionalizado estadounidense, tenía consigo unos créditos altísimos en nivel y en audiencia, por eso, la idea de Villada, el paisa que hacía radio, era algo utópica, y no por no estar al nivel del locutor, sino por lo complejo de poder acceder a él y su mundo.

Sin embargo, en esos intentos locos y arriesgados, Villada logró su cometido. “Días antes de sacar Elextramedios, se me metió en la cabeza entrevistarlo, algo casi utópico, conociendo su reconocimiento mundial como una de las mejores voces de la locución del continente, incluso del mundo”, recuerda Villada emocionado con su hazaña.

Una voz muy afamada en casi toda América Latina

John Grees fue la voz de Viva FM, La W, y quién lo creyera, hasta de www.elextraedios.com y de ERadio. Él se convirtió desde los inicios de su carrera, en una voz familiar, agradable y una compañía perfecta para los oyentes de radio.

Voz, John Gress

La voz de este hombre serio y sereno, de madre inglesa y padre español, es reconocida en el mundo desde hace muchos años. Ha logrado enormes narraciones de tráiler o avances de películas para Holliwood. Empezó a los 19 años de edad a trabajar en la radio, de su ciudad natal, La Habana. Desde esos días, el maravilloso mundo de la locución, lo atrapó.

Después de la revolución cubana, se marchó  a vivir a los Estados Unidos, en Nueva York consiguió trabajo, primero en la NBC y luego en las Naciones Unidas. Tiempo más tarde, decide independizarse y se convierte en la voz de los tráiler de las películas de Hollywood en español, para toda América Latina. Llegó a grabar hasta 150 de ellos en un año. Fue el narrador oficial de los tráiler de Columbia Pictures y Sony Pictures.

John Gress fue la voz de muchísimos comerciales de radio y televisión, que se transmitieron no solo en Estados Unidos, sino en casi toda América Latina. Además, fue un excelente y respetuoso de la narración poética. Dicen que podía ganarse hasta un millón de dólares por cuenta, de su prodigiosa voz. Este dato es algo que no hemos podido comprobar, pero que seguro, y conociendo su talento, así fue.

Recuerda Villada que cuando pudo contactarlo, le pidió solo tres favores: “no hablar de su edad, ni de Fidel Castro, ni cuánto ganaba”, Villada nunca se imaginó tal pedido, pero después de lograr una entrevista, había que cumplir su voluntad.

“Me sorprendió su generosidad, siempre dispuesto a ayudarme con la entrevista (estaba hablando con el locutor más famoso del mundo de habla hispana desde su barco), no lo podía  creer”, añade Villada.

En muchos espacios radiales de casi todo el mundo, la opinión sobre John Gress es la misma: “Fue el mejor”. Su voz siempre tuvo magia, fue cálida, sin acento y muy seductora. “Para romper el hielo, le pregunté por cosas triviales, para luego preguntarle cómo cuidaba su voz. Me dijo que cada vez que iba a grabar un comercial “tomaba té caliente, miel de abejas y pastillas para la garganta”, algo tan básico y que seguro muchos hacen, pero que no a todos les funciona como a John Gress.

El mayor esfuerzo que tuvo que hacer John, fue eliminar el característico acento cubano, para poder llegar a todo el continente. Fue el primero en lograr un estilo neutro en el español, que al final terminó convirtiéndose en un estándar de la industria radial.

Colombia y Chile también fueron su mercado

Colombia se convirtió en el segundo de sus mercados después de Chile. Pero lo que lo volvió famoso en Colombia, no fueron los comerciales, sino Julio Sánchez Cristo. Se conocieron en el 2005 más o menos, cuando el director de Viva FM estaba haciendo la producción de su programa y fue a Miami a buscar un locutor.

El colombiano, Armando Plata, le dijo: “Tienes que buscar a John Gres”, sin mucha pausa, eso fue precisamente lo que hizo Julito. Desde ese mismo momento, el dúo de las voces revolucionó la radio colombiana.

Hace unos 13 años, realicé esta publicación en el Periódico El Mundo de Medellín, donde cantábamos que en www.elextramedios.com, saldría una entrevista con el exitoso locutor, John Gress.

Gress le conto a Villada en su entrevista, que: “Julio es un tipo fabuloso y muy talentoso”, afirmó en ese momento sobre su compañero de trabajo y jefe. “Además, de tener una muy buena voz, tiene muchas ideas. Él se inventó el eslogan ‘Es cuestión de estilo’ y escribió todos los textos que grabamos”, agregó con admiración.

Luego de vivir varios años en Nueva York, Gres se fue a Miami para poder tener su velero y así darse el placer de navegar. “En mi profesión uno siempre está de vacaciones. No cambiaría esa libertad por nada”, le respondió a Villada en ese momento.

John Gress falleció en el 2018, a sus 90 años de edad, convirtiéndose para el mundo radial en un recuerdo enorme y en un clásico de la narración. Se fue La Voz de Terciopelo, como fue conocido en el ambiente de la publicidad y la radio.

La locución pausada que lo caracterizó, hizo eco en Latinoamérica, donde deja una impronta y un sello excepcional, con un estilo único, que permiten asegurar que siempre supo combinar la sobriedad y la elegancia. 

Hoy es el Día del Locutor en Colombia, en Elextramedios queremos expresarles todo el cariño y la admiración a estos profesionales íntegros y maravillosos, que hacen magia en la radio del país y del mundo. Pero también queríamos recordar a un ser excepcional, que sin contraprestación alguna, fue deferente con este medio de comunicación, aun sin que hubiera visto la luz del internet.  Esta es una buena anécdota para recordar en este maravilloso viaje que son los medios y sus personajes.