500 hectáreas de bosque se talan en Colombia cada día: Contraloría.

El 60% de las emisiones de CO2 son producto de la deforestación.

La Contraloría General de la República hizo un llamado para que se detenga de manera urgente la masacre ambiental que se traduce en 170 mil hectáreas de bosque deforestadas cada año.

Diariamente, de acuerdo con la entidad, se están talando en promedio 500 hectáreas de bosque.

“Hace 30 años, en el año 1990, Colombia tenía algo así como 65 millones de hectáreas de bosques. Hoy esa cantidad está por el orden de 59 millones. Es decir, hemos perdido en 30 años más de 5 millones de bosque”, señaló el Contralor Delegado para el Medio Ambiente, Gabriel Jurado.

Según Jurado, la situación es muy grave, dado que se está rompiendo con los ciclos de conectividad biótica de todos estos ecosistemas y, por consiguiente, se está generando un daño irreparable en el medio ambiente.

“El tema del cambio climático nos está golpeando y cerca del 60 por ciento de las emisiones de CO2 que se emiten en el país son producto de estos procesos de deforestación, particularmente por las quemas que se están haciendo”, enfatizó el Delegado de Medio Ambiente.

Mediante el ejercicio del control concomitante y preventivo, la Contraloría General de la República está realizando un seguimiento permanente al funcionamiento, tareas y actividades que desarrolla el Consejo Nacional de Lucha contra la Deforestación (Conaldef).

De acuerdo con la meta establecida en el Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, a 2022 se plantea la reducción de la deforestación en un 30% con respecto al escenario actual. La Contraloría está alerta para que se cumpla con dicho objetivo.

En Colombia, el 65% de la deforestación se encuentra concentrada en la Amazonía Colombiana. Según la evaluación que ha hecho la Contraloría, los planes y políticas nacionales no se implementan completamente, o se ponen en práctica de forma tardía.

Además, hay una baja asignación de recursos por parte del Estado y, en cambio, una mayor presencia de la financiación de la cooperación internacional.

Así mismo, hay debilidades en materia de gestión y control de permisos de aprovechamiento forestal que otorgan las autoridades ambientales.

Por: LA OPINION