Crisis en el costo de vida se extendería a conciertos.

Diferentes factores han llevado a que las personas con menos recursos cada vez puedan acceder menos a presentaciones en vivo.

Diferentes factores han llevado a que las personas con menos recursos cada vez puedan acceder menos a presentaciones en vivo. 

El 2021 fue el año de la reactivación económica y, con ello, el regreso de los conciertos en el mundo y el país. Sin embargo, son recurrentes los comentarios sobre el alto costo de la boletería para las presentaciones en vivo. 

En el caso de Reino Unido, la boletería ha aumentado alrededor de 20 libras esterlinas por entrada (alrededor de 107.041 pesos colombianos), según comparaciones del diario ‘The Guardian’. Expertos le dijeron al medio inglés que las causas de este aumento serían la escasez en la cadena de suministros y las presiones inflacionarios. 

A raíz del covid-19, se han generado costos adicionales para los controles de limpieza, pruebas, visados y viajes. “Si una gira tiene que cancelarse en el último minuto, nadie recupera su dinero. Es un gran riesgo para muchas bandas, por lo que hay que agregar más costos de contingencia”, explicó Natasha Gregory agente musical de la banda Idles.

Colombia, al parecer, no es la excepción. Para 2019, un concierto de J Balvin en el estadio Atanasio Girardot tuvo un precio entre 69.000 pesos a 270.000 las boletas. Para el 2022, puntualmente el 22 de abril, Maluma se presentará en el mismo lugar y las boletas están entre 47.000 pesos a 400.000 pesos.

Lo que implica un aumento de 130.000 pesos entre las boletas de mayor costo. Y eso sin contar los palcos, que el de precio más alto está en 9’970.000 pesos. 

Conciertos para este 2022 en Colombia.

Los usuarios lo reportaron claramente en redes con el concierto de Bad Bunny, que en la venta de sus dos primeras fechas vendió palcos, para 10 personas, en 23 millones de pesos. Es decir, alrededor de 2’300.000 por persona. 

Esto significa, en este caso, dos veces el salario mínimo de una persona. 

Diomar García, empresario promotor del evento de Bad Bunny, aseguró a ‘Blu Radio’ que los costos son por los equipos técnicos. “El montaje está alrededor de los tres millones de dólares. Todos los gastos de la parte técnica y equipos que son costosos. El Gobierno también se lleva un gran porcentaje de eventos, cerca del 16 %. Los precios no son por capricho, sino porque traer al artista cuesta eso”, explicó. 

Los expertos consultados por ‘The Guardian’ aseguran que el incremento de estos precios, sumado a la inflación, que en Colombia para 2021 fue de 5,62 %, hacen que la población con menos recursos no pueda acceder a los shows. 

Es decir, que las posibilidades de asistencia se van reduciendo cada vez más. 

PORTAFOLIO