Pese al alza de precios, personas vuelven a las tiendas.

De acuerdo con  Kantar, la inflación seguirá siendo alta en la primera parte del año.

Con los resultados el informe ‘Consumer Insights’ del cuarto trimestre del 2021, publicado por Kantar , se confirma que a pesar de que la presión inflacionaria influye directamente en el consumo del hogar, los colombianos no han dejado de ir a las tiendas, con la misma frecuencia antes del alza de los precios aunque también se haya reducido el volumen las de las compras.

“En 2022 hay oportunidades significativas de crecimiento. La subida de la inflación tiene un impacto de corto plazo; tenemos la experiencia de que en el pasado los compradores tienden a regresar a su consumo habitual unos meses después del incremento de precios”, manifestó Jaime García, director comercial para Kantar división World panel Colombia.

Los dos últimos meses del año fueron, según el estudio, los de mayor presión en términos de precio, y se espera que para el primer trimestre de este año se continúen presentando alzas en la inflación. Es más, según el estudio, la inflación seguirá siendo alta en la primera parte del 2022, con pronósticos de alcanzar su pico máximo en el primer trimestre y terminar en 3,6 %.Comportamiento de los productos.

De igual manera, no todas las categorías tuvieron el mismo incremento en precio, el análisis muestra que la canasta de aseo del hogar y aseo personal experimentaron los menores aumentos de precio, mientras que otras fueron afectadas en mayor medida.

“Las canastas de alimentos, bebidas y lácteos, tuvieron el mayor número de categorías con alza de precios, y se han visto más afectadas en volumen. Alimentos tiene una variación de volumen de -11 %; bebidas, de -9 %, y lácteos, de -15 %”, explicó García.

Por el contrario, las canastas de cuidado personal y mascotas se destacan al presentar una variación en valor del 27 % y 22 %, y en volumen de 9 % y 5 %, respectivamente.

Cabe destacar que el 70 % de las categorías que incrementaron su precio en dos dígitos, se vieron afectadas en volumen en el corto plazo. Sin embargo, en promedio, por cada 1 % de aumento del precio se presentó una leve caída de 0,34 % en volumen.

Esto indica que en el corto plazo, los hogares han sacrificado categorías que no son de primera necesidad, para mantenerse incluso cuando estas no hayan tenido incrementos significativos en sus precios.

Entre las categorías con incremento en precio menor de 9 %, las de peor desempeño en volumen son té en polvo, galletas saladas, las maltas, el café instantáneo, cereales, tortillas y chocolate de mesa.

En contraste, las categorías con mejor performance en volumen son las leches vegetales, detergente líquido, desodorante, suavizante, acondicionador, crema para peinar y analgésicos.

Para el caso de las categorías con incremento en precio mayor de 9 %, las de peor desempeño en volumen son leche en polvo, ambientadores, carnes frías, leche líquida, bebidas lácteas, café molido y jugos.

Pero en esa misma categoría, las que tuvieron un mejor desempeño en volumen son: concentrado de mascotas, aguas, crema dental, sal de cocina y huevos.

Lo que vendrá 

En las previsiones de consumo, según Kantar, la primera mitad de este año será más compleja, mientras el consumidor logra la manera de adaptarse al escenario de inflación.

“Inicialmente, el comprador tratará de priorizar las canastas de alimentos, aseo personal y aseo del hogar, en su mayoría dando menor importancia a las canastas de belleza y bebidas. Así mismo, buscará ahorrar a través de las opciones más económicas por volumen y comprará tamaños más pequeños en ciertas categorías no prioritarias”, dijo García.

Además apuntó que los colombianos también buscarán nuevas formas de ahorro, tanto en los canales que visitan como en los contenidos y desembolsos que realiza en su compra.

Sin embargo, no solo se verá beneficiado el almacén; de hecho, este canal ha crecido tanto y tan rápido, que le será más difícil mantener las mismas tasas de crecimiento que venía teniendo.

En cuanto a los fabricantes, se espera que aborden formas de crecer en el corto y largo plazo; adaptarse a los nuevos hábitos de compra de las personas para ayudarlos en la transición de precios y superar los problemas que causa la inflación en el corto plazo.

En el pronóstico sobre finales del año se espera que los hogares nacionales puedan estabilizar el consumo de categorías de mayor incremento en precio. “Aunque algunos fabricantes se vean afectados en el corto plazo por el impacto de la inflación, es momento de buscar nuevas oportunidades para llegar a más hogares”, dijo García.

FOTO: Javier Nieto. EL TIEMPO

Publicación: EL TIEMPO